UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El equipo de la Dra. Isabel Pérez-Otaño investiga para tratar los primeros fallos neuronales y prevenir estas enfermedades

La Dra. Isabel Pérez-Otaño, natural de Cadreita e investigadora del Laboratorio de Neurobiología Celular del () de la Universidad de Navarra, ha recibido un de la fundación norteamericana NARSAD, la mayor organización sin ánimo de lucro entre las que distribuyen fondos para la investigación en trastornos cerebrales y de comportamiento. El equipo de la Dra. Pérez-Otaño investiga las bases moleculares de enfermedades neurodegenerativas y del neurodesarrollo.

Su estrategia, enmarcada en un proyecto internacional, es descubrir cómo se inicia la patología y así diseñar terapias alternativas a las ya existentes que ataquen a la enfermedad desde su origen. “Estudios recientes desvelan que estas enfermedades comienzan con un fallo de las sinapsis, unas estructuras microscópicas que conectan a las neuronas y codifican la información en vastos circuitos neuronales.Nuestros estudios se centran en combatir ese fallo, que se produce cuando aún no ha comenzado la muerte neuronal, de manera que podríamos prevenir la enfermedad”, explica la investigadora del CIMA.

“Por ejemplo, sabemos que la alteración más temprana en o Parkinson, o en enfermedades del neurodesarrollo como esquizofrenia y autismo, es la incapacidad del cerebro de preservar y remodelar conexiones sinápticas. El fallo de ambos procesos, críticos para la creación y persistencia de la memoria, determina la aparición de defectos cognitivos y de memoria”, afirma.

De este modo, el trabajo del grupo de investigación de la Universidad de Navarra se ha centrado en estudiar los mecanismos que controlan la remodelación y eliminación de las sinapsis. A lo largo de los últimos años ha sido publicado en prestigiosas como Neuron y .

Premio de 100.000 dólares

La Fundación norteamericana NARSAD apoya a investigadores básicos y clínicos empeñados en descubrir terapias para enfermedades mentales y del desarrollo, así como enfermedades neurodegenerativas, ambas con síntomas y mecanismos moleculares similares.

El proyecto presentado por la Dra. Pérez-Otaño, galardonado con 100.000 dólares, estudiará cómo los defectos en la señalización mediada por el receptor NMDA interfieren en la remodelación de la sinapsis. Los reciben y procesan la información transmitida por un neurotransmisor excitatorio, el glutamato. Por sus propiedades especiales, son moléculas clave que codifican la información almacenada durante el desarrollo del cerebro o en procesos de aprendizaje y memoria.