UNIVERSIDAD DE DEUSTO

Es destacable que País Vasco, con una población muy inferior a Cataluña (entorno a 2,2 millones la primera y más de 7 millones la segunda), se sitúe casi un punto por encima en lo referente a la inversión de sus multinacionales en extranjero

Si bien Madrid es la comunidad que más ha “acelerado” en el proceso de internacionalización de sus empresas en los últimos años, el País Vasco ha confirmado la potencia internacional de sus corporaciones

Las empresas internacionalizadas constituyen un grupo estratégico clave para el presente y el futuro de la economía española, así como para proyección exterior de España como país

La internacionalización de la empresa española es hoy en día una realidad y existen notables casos de éxito, sin embargo, según alerta el Observatorio de la Empresa Multinacional Española (OEME) de ESADE, en colaboración con el ICEX, Fundación PwC y Fundación Cultural Banesto, las empresas con mayor presencia internacional no están suficientemente presentes en las economías de más fuerte crecimiento en los próximos años, a excepción de Brasil. Y es que, a las puertas de la recuperación económica mundial, España y sus empresas multinacionales no están lo suficientemente bien posicionadas en países que, se prevé, serán los primeros en “despegar” como son China o La India.

El estudio que se ha presentado hoy en la biblioteca CRAI de la Universidad de Deusto en un acto organizado por Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad recoge que los flujos recientes de la IED (Inversión Exterior Directa) empresarial española se han dirigido a economías desarrolladas, con mercados maduros, como es el caso de Estados Unidos. Sin embargo, según los autores del OEME, el recorrido que queda por realizar en ellos todavía es muy grande. “Se trata de mercados donde las empresas españolas está presentes junto con otros muchos inversores. Al tratarse de mercados sofisticados, el reto clave para las empresas es su competitividad, tanto en términos de costes como de diferenciación y calidad”, explica Xavier Mendoza, director general asociado de ESADE y coautor del OEME.

15 principales países con presencia de empresas
internacionalizadas españolas (filiales o participadas):

País

No. Filiales y participadas

%

Portugal

715

13,4%

México

470

8,8%

Francia

437

8,2%

USA

371

6,9%

Brasil

307

5,7%

Alemania

247

4,6%

Italia

243

4,5%

Reino Unido

235

4,4%

Argentina

233

4,4%

Chile

161

3%

Marruecos

142

2,7%

Holanda

122

2,3%

Polonia

114

2,1%

China

104

1,9%

Colombia

90

1,7%

Total

3.991

74,6%

España tiene empresas internacionalizadas que se han convertido en claros casos de éxito, posicionándose como los grandes líderes de su sector. Ejemplos como los protagonizados en el sector servicios regulados como son banca, energía o telecomunicaciones; o el sector de la construcción, especialmente aquellas empresas que han sabido diversificarse antes de la crisis; son paradigmas del proceso de internacionalización que han llevado a cabo las grandes empresas españolas. Sin embargo, “a pesar de estos ejemplos de éxito, no se ha conseguido arrastrar a la mediana empresa en el mismo proceso”, afirma Pere Puig, director del OEME y profesor del Departamento de Economía de ESADE. Así, el OEME detecta una grave debilidad en la presencia internacional de la mediana empresa española. Según los datos recogidos en este trabajo, sólo el 3,8% de las empresas internacionalizadas son pymes.

“Sin duda, hay que impulsar el proceso de internacionalización de las empresas españolas porque, entre otras razones, ayuda a mantener la ocupación en España”, afirma Xavier Mendoza. Las empresas internacionalizadas constituyen un grupo estratégico clave para el presente y el futuro de la economía española, así como para la proyección exterior de España como país en un mundo crecientemente globalizado. “Y es que gracias a la buena marcha de grandes empresas españolas en el exterior, se pueden mantener las sedes y gran número de puestos de trabajo en nuestro país”.

Sin embargo, la restricción crediticia también ha afectado a los procesos de internacionalización de unas empresas que, en los últimos años se han expandido en otros países pero que en la actualidad encuentran dificultados para su consolidación. “Muchas empresas necesitan de un mayor músculo financiero para seguir este tipo de estrategias”.

Necesidades de futuro

De los principales resultados del OEME se desprende que “actualmente vivimos un momento crítico para lograr salir de la crisis y, ante ello, no se puede renunciar a las estrategias ni a las políticas de internacionalización de la economía española emprendidas con éxito en los últimos años”, recuerda Pere Puig. “No todas las empresas se encuentran en el mismo momento de internacionalización por lo que hay que segmentar las políticas de apoyo a este proceso”.

Uno de los factores más importantes a trabajar desde el ámbito empresarial es la gestión del talento, en la que todavía se detectan déficits muy importantes en las empresas multinacionales españolas. Ante el proceso de globalización, políticas de recursos humanos como la identificación de directivos internacionales de primera fila, la facilidad de movilidad internacional de los altos directivos o la política de expatriados, serán claves en el éxito del proceso de internacionalización. “Hay que trabajar en un cambio de mentalidad de muchos directivos españoles al tiempo que se supera el déficit en conocimiento del inglés de los cargos y técnicos de la empresa española”, recomienda Xavier Mendoza.