UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Entresijos de la ciencia médica, en el nuevo divulgativo de Enrique Sueiro, doctor en Comunicación Biomédica de la Universidad de Navarra

¿La experimentación con animales puede curarte?, ¿es legítima esa investigación?, ¿justifica la ciencia cualquier práctica en el uso de animales?, ¿la regulación legal es adecuada? Enrique Sueiro responde a estas preguntas en su nuevo libro divulgativo Comunicación y ciencia médica: investigar con animales para curar a personas, publicado por el (). El autor detalla “avances hoy cotidianos -aunque sólo para parte de la humanidad- alcanzados gracias a experimentos con animales: vacunas, transfusiones, trasplantes, analgésicos, anestesias, etc.”.

Enrique Sueiro es doctor en Comunicación Biomédica de la Universidad de Navarra y consultor. Ha sido director de Comunicación del () y asesor del () de Enfermedades Respiratorias, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

En su libro cuenta casos como el de la hormona insulina, descubierta en 1921 gracias a las investigaciones en el páncreas del perro. “Por ser una enfermedad incurable, los tratamientos conseguidos han supuesto un alivio para millones de enfermos en todo el mundo que han pasado de tener que morir por diabetes a poder vivir con diabetes”.

Respeto hacia los animales y dignidad para las personas

También denuncia “aberraciones cometidas contra los animales al amparo de la investigación científica”. En concreto, detalla con crudeza casos de investigadores cuyos “métodos para inducir psicopatologías en monos revelaban un ensañamiento experimental impropio de la condición humana”.

Según Enrique Sueiro, “el progreso científico necesita investigar con animales para curar a personas. Tal desarrollo requiere control responsable, ético y legal. Una mejor comunicación de los avances ayuda a que la sociedad entienda el uso de animales. La ciudadanía necesita datos y contexto para comprender el poliédrico mundo de la investigación médica. Parece razonable encontrar un punto medio entre las reacciones que priman lo emocional y los argumentos que omiten lo afectivo. Podemos conciliar respeto hacia los animales y dignidad para las personas”.

El autor contextualiza el entorno biomédico, analiza la percepción social y ofrece pautas de divulgación. Para elaborar este libro mantuvo encuentros con expertos de España y el Reino Unido. En EE. UU. se entrevistó con profesionales de periódicos (The New York Times), universidades (Harvard, Yale, Princeton, MIT, Johns Hopkins), centros de investigación (Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, Mount Sinai Medical Center, Columbia University Medical Center, Dana-Farber Cancer Institute, Whitehead Institute), sociedades científicas (Massachusetts Society for Medical Research) y diversas instituciones, como la NASA o el National Cancer Institute.