UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Amaia Arriaga Azkarate ha realizado su investigación en la galería Tate Britain y ha obtenido la calificación de Sobresaliente cum laude

Amaia Arriaga Azkarate, licenciada en Historia del Arte por la UPV-EHU, ha investigado en su tesis doctoral la relación entre museo, obra de arte y espectador, especialmente en relación a la interpretación de las obras de arte, y lo ha hecho tomando como referencia los discursos y educativas de la galería Tate Britain de Londres. “Este estudio -indica- puede ayudar a aclarar el rol que un museo juega en la construcción de la opinión de los espectadores, y ayudarle a ser consciente de su responsabilidad para con los valores, ideas y repertorios de creación de significado que produce en la cultura”.

Para su investigación, Amaia Arriaga escogió una de las galerías Tate, “que son conocidas por crear propuestas sobre cómo responder a las nuevas maneras de comprender el arte, otorgando al espectador mayor protagonismo en la construcción de significados. Además, son galerías que dan gran importancia a su función educativa”.

Su tesis, “Concepciones del arte y la interpretación en los discursos y prácticas educativas de la galería Tate Britain de Londres”, dirigida por el profesor Imanol Aguirre Arriaga, del Departamento de Psicología y Pedagogía de la UPNA, ha obtenido la calificación de Sobresaliente cum laude, con Mención de Doctor Europeo.

En ese sentido, parte del trabajo durante las dos estancias de investigación en la galería Tate Britain consistió en analizar las actividades que el museo ofrecía para visitas de grupos escolares. “Esto daba la posibilidad de observar y trabajar con educadores de diferente formación académica y experiencia profesional, teniendo así una visión más global de la manera en que la teoría educativa y estética de la galería Tate Britain es trasladada a la realidad”.

Amaia Arriaga organizó su análisis en torno a cuatro grandes maneras de concebir el arte y la interpretación de las obras de arte: la obra como acontecimiento y representación visual, y la interpretación como identificación; la obra como mensaje a desvelar y la interpretación como descodificación; la obra como hecho intelectual, histórico y cultural y la interpretación como oportunidad para la comprensión crítica; y la obra como materialización de una experiencia y la interpretación como oportunidad para la construcción identitaria.

La obra de arte y su interpretación

Finalmente, las conclusiones de su trabajo se ordenaron en torno a tres cuestiones fundamentales: la idea de arte que se maneja en el contexto educativo de la galería Tate Britain, la forma en que los discursos y prácticas responden a cuestiones esenciales sobre la interpretación de la obra de arte, y las opiniones y actuaciones en torno a los procesos de enseñanza y .

En concreto, sobre la idea de arte, la investigadora concluye que en los discursos institucionales “predomina una idea culturalista del arte”, mientras que en las propuestas prácticas y actividades educativas “predomina la idea visualista y representacionista del arte, y la que concibe la obra como expresión de un mensaje”.

En cuanto a la interpretación de las obras, se presentan diferentes conclusiones, entre ellas que “Los discursos y acciones educativas muestran diferentes criterios”, “No hay una posición definida o definitiva sobre dónde reside el significado de las obras de arte”, “La galería Tate Britain introduce y legitima la pluralidad de voces y significados, rompiendo el criterio tradicional que, sin embargo, sigue emergiendo en actividades y discursos” o que “La galería reconoce la autoridad del espectador en la interpretación de las obras de arte, aunque hay diferentes maneras de entender su aportación y respuesta personal”.

En relación al proceso de enseñanza-aprendizaje, se concluye que “la estrategia metodológica predominante es el aprendizaje por descubrimiento y que por lo tanto el aprendizaje se produce cuando la interpretación coincide con los significados considerados pertinentes”. La autora de la tesis apunta también que “una idea simplificadora del niño contribuye a que se pierdan oportunidades educativas”.

Amaia Arriaga Azkarate se licenció en Historia del Arte en la Universidad del País Vasco y en 2003 obtuvo el Diploma de estudios avanzados en la UPNA, centro en el que posteriormente, desde 2004 hasta abril de 2010, impartió docencia de diferentes asignaturas. Como educadora museística ha trabajado en los museos Solomon R. Guggenheim y Museo del Barrio, en Nueva York; Guggenheim (Bilbao), Museo de Bellas Artes (Alava) y Fundación Museo Jorge Oteiza (Navarra). Autora de diversos artículos y capítulos de libros, ha participado también en congresos nacionales e internacionales, en proyectos de investigación financiados y en proyectos contratados con empresas.

Según indica, su investigación en la galería Tate Britain “permitirá contar con más datos para clarificar el vínculo entre cultura y pedagogía, ya que se centra en el papel social y cultural que el museo desempeña como organización cultural y lugar de aprendizaje”.