El Ibex no quiso seguir la estela de Wall Street. El se encontraba en unos tremendos y redondos 11.700 al cerrar el Ibex en subasta. Ahora bien, las posibilidades de conteo de ondas en el Dow se están acabando y hay una extrema sobrecompra (hasta en gráficos semanales y mensuales). Tal vez por ello el Ibex no acompaña ya que debido a su falta de liquidez en comparación con los grandes índices americanos, es común que se adelante a los grandes movimientos. Es fácil, estamos muy alejados de los 12.200 y no hay que discutir mucho sobre este punto.

Ha sido un día de volumen modesto en el selectivo, menor al del jueves pasado y típico de corrección. Por lo tanto, lo más correcto es afirmar que seguimos en la misma corrección de las últimas jornadas, esperando el giro americano que no llega.

El MACD del Ibex está debajo de cero y cortado a la baja, lo que es muy peligroso y no puede esconderse.

Seguimos manteniendo los 9.850 como una zona clave, debajo de la cual tendríamos que decir que se podría llegar a desmoronar todo. Por arriba estamos lejos de resistencias.

No puede decirse que haya comenzado bien el año, por lo que mantengo perspectivas negativas mientras no cambie rotundamente la situación que creo que es imposible que cambie mientras no haya un verdadero ajuste de los precios, todavía muy caros.

Nos vemos mañana.