UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Un estudio del de la Universidad de Navarra demuestra que la combinación de y aumenta el efecto

del (CIMA) de la Universidad de Navarra han desarrollado una técnica de que mejora los resultados en con en el hígado. “Nuestro estudio confirma que la combinación de inmunoterapia y quimioterapia aumenta el efecto antitumoral en modelos animales”, explican los doctores y Rubén Hernández, responsables del trabajo.

El cáncer de colon presenta una tendencia muy acusada a extenderse al hígado. En concreto, más de la mitad de los pacientes presenta metástasis hepáticas, que limitan gravemente sus opciones de curación. En los casos muy incipientes las metástasis se pueden eliminar por cirugía, pero en la mayoría de los pacientes esto no es posible, o las metástasis reaparecen al cabo de un tiempo. En estos casos la quimioterapia es la única alternativa, aunque su eficacia a largo plazo es limitada.

El oxaliplatino es un componente esencial de la quimioterapia que se utiliza en el cáncer de colon, en particular en pacientes con metástasis en el hígado. Sin embargo, existe la posibilidad de recidiva de la enfermedad, debido a células cancerosas que resisten a la quimioterapia. “Hace tiempo que se investigan los efectos antitumorales de la interleuquina 12 (IL-12), un estimulador natural del sistema inmune, que defiende al individuo eliminando las células malignas. Pero la administración de dosis altas por vía intravenosa resulta tóxica. En este trabajo hemos utilizado un vector de terapia génica para lograr la producción de IL-12 dentro del propio hígado de modo sostenido y controlado”.

Aplicación clínica

El estudio desarrollado en el CIMA de la Universidad de Navarra demuestra que la combinación de IL-12 más oxaliplatino ejerce un efecto antitumoral superior al que se obtiene con estas moléculas por separado. Según los doctores Prieto y Hernández, “esto es así porque el oxaliplatino no sólo daña las células tumorales sino que destruye las células supresoras de la inmunidad que están presentes dentro del tumor y permite así un mayor efecto de la IL-12. Además, este tratamiento combinado elimina metástasis pre-existentes y protege al hígado frente a posibles recidivas. Los resultados obtenidos en modelos animales confirman que es una modalidad terapéutica sumamente prometedora que podría ser eficaz en pacientes con tumores de colon metastásico en hígado”.

En la actualidad, el trabajo de los se centra en perfeccionar los mecanismos para producir vectores de terapia génica con un rendimiento y pureza compatibles con su utilización clínica. “Al mismo tiempo nos proponemos validar estos resultados en otros modelos experimentales para predecir en lo posible el efecto que tendría en humanos”.