UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRID

El funcionamiento del podcasting es simple: basta con descargar el archivo multimedia directamente de la Web o mediante un programa agregador que permite suscribirse a través del RSS para que el usuario escuche la pieza en el momento que quiera

Las conclusiones de esta investigación apuntan que el podcasting representa la primera innovación real en lo que se refiere a la transformación de la radio en su relación con Internet

A nivel internacional empieza a comprobarse la capacidad de los podcast como soporte publicitario y como herramienta de marketing empresarial

El podcasting representa la primera innovación real en la transformación de la radio relacionada con Internet. Pero no es radio, sino otra forma de distribuir contenidos de audio. Estas son algunas conclusiones de uno de los primeros estudios que aborda el tema en España realizado por un investigador de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M).
Alrededor de la radio, y en conexión con la distribución de contenidos sonoros, el podcasting surgió hace poco más de un lustro como un nuevo concepto de difusión de contenidos bajo demanda en Internet. El funcionamiento es simple: basta con descargar el archivo multimedia (con texto agregado, imagen fija y enlaces) directamente de la Web o mediante un programa agregador que permite suscribirse a través del RSS para que el usuario escuche la pieza en el momento que quiera. “Además de la asincronía, característica que ya encontrábamos en la radio a la carta, aparece la capacidad de convertir esos contenidos a la movilidad”, explica el autor del estudio, Ignacio Gallego Pérez, que ha publicado recientemente su tesis doctoral sobre esta materia. En resumen, acceder a los contenidos cuando y donde queramos.

La apuesta de las empresas españolas por el podcasting, ya sean radiodifusoras o anunciantes, ha sido muy lenta. Servicios de este tipo como el de la Cadena Ser, por ejemplo, no se han transformado desde 2005 y hasta el pasado 2010 no han empezado a ofrecer contenidos diferenciados. Por otro lado, empresas públicas como Radio Nacional no comienzan su apuesta real por Internet hasta 2008 y, por último, es importante destacar que el uso de estos servicios ha sido complicado, hasta ahora”, indica Juan Ignacio Gallego, que es profesor del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la UC3M. “Sin embargo – continúa – en países que marcan tendencia en la Red, como Estados Unidos o Inglaterra, su popularización es cada vez mayor y en España se empiezan a observar repuntes en cuanto a un uso cada vez más habitual”, comenta.

Ausencia de datos

Uno de los grandes problemas respecto al podcasting en España es la ausencia de estudios fiables que detallen el número de usuarios. Además, las emisoras de radio son bastante reacias a ofrecer datos o no los ponen en valor, según el profesor Gallego, que ha publicado un libro (Podcasting. Nuevos modelos de distribución para los contenidos sonoros. Colección UOC Press, 2010) en el que dibuja la situación de este formato en nuestro país y describe cómo está transformando el paradigma normal de emisión de contenidos.”Esto cambiará en el momento en que los anunciantes inviertan más dinero en estos formatos y soliciten datos que les permitan buscar la mejor opción para colocar su publicidad en busca de una audiencia cada vez más fragmentada, como ocurre en Reino Unido”, señala. Allí el organismo encargado de medir las audiencias (Rajar) ofrece datos habitualmente de este tipo de consumos y en la última oleada de diciembre de 2010 cifró en 8,1 millones de adultos que alguna vez habían descargado un podcast, de los cuales un 44 por ciento escucha podcasts todas las semanas.

Las conclusiones de esta investigación apuntan que el podcasting representa la primera innovación real en lo que se refiere a la transformación de la radio en su relación con Internet. Desarrollos previos como el streaming o la radio a la carta cambiaron la forma de entender la distribución de los contenidos sonoros, aunque no de una forma tan radical, según el experto. “Hay que tener claro que el podcasting no es radio, es otra forma de distribuir los contenidos de audio y esta idea es la que deberían entender operadores públicos y privados, nuevos actores del mercado o usuarios que se lanzan a crear un podcast”, señala. En definitiva, resume, nos encontramos ante un nuevo medio que debería ser abordado desde perspectivas innovadoras que permitieran sacarle el máximo partido.

A nivel internacional empieza a comprobarse la capacidad de los podcast como soporte publicitario y como herramienta de marketing empresarial. Además, hay grupos radiofónicos que buscan rentabilizar sus productos a través de pequeñas suscripciones o micropagos. “Al final se trata de experimentar las posibilidades de un formato que debe buscar su lenguaje y diferenciarse respecto a la radio tradicional, hasta en la búsqueda de los anunciantes”, dice Ignacio Gallego. El reto inmediato: analizar la presencia de nuevos actores que se convierten en filtros o selectores y que, poco a poco, están siendo los nuevos mediadores que seleccionen ante el marasmo de contenidos al que se enfrenta un usuario de la Red en su día a día.