Buenos días !

Resulta muy interesante que previamente destaquemos algunos titulares:

España:

“El número de grandes compañías -aquellas cuyo volumen de operaciones excede la cifra de seis millones de euros- se redujo en un 13% en 2010, la caída más elevada de la historia, según los últimos datos de Hacienda”

El precio de los pisos debe caer un 30% más” (un párrafo …”el agujero es de tal calibre que todos –desde el Banco de España al Gobierno, pasando por la oposición y las entidades financieras– han tenido miedo de hacer un reconocimiento masivo de la pérdida real de valor de esos activos, ya que habría quebrado casi todo el sector financiero. Por eso las caídas aún no afloran”).

Multitudinaria marcha de SORT en el País Vasco.

Internacionales:

G-20: Decepción (“necesitan trabajar más“)

Libía: Un hijo de Gadafi reconoce que “hay riesgo de guerra civil“. Revueltas que surgen del contagio egipcio. La prensa habla de hasta 200 muertos.

Ingalterra: Un consejero del BoE (Bank of England) reconoce que hay riesgo de “estagflación“.

Alemania: …. esta es la gran noticia, porque la Canciller Merkel sufrió un duro revés electoral en Hamburgo, capital de la zona que más aporta al PIB Alemán (de hecho el resto de Alemania no se diferenciaría de los PIIGS sin esta región). La noticia es digna de leerse, porque debilita el poder de quien tiene que salir al rescate de los países en problemas, todo lo cual está descontado por el mercado.Lea la noticia (en castellano) aquí.

Las grandes crisis empiezan por una crisis financiera y se desarrollan como crisis sociales, políticas y económicas. Están brotando las crisis políticas, es innegable. Ergo, “la” crisis, no está solucionada como prentenden hacernos creer y tarde o temprano aparecerá un evento desconocido en la historía: “el descreimiento total sobre las estadísticas económicas gubernamentales”. Es decir, nos quedaremos sin parámetros, algo difícilmente solucionable en el corto o medio plazo.

Ante todo esto, el Ibex35 … abrió a la baja por un simple hecho técnico: No podemos subir y todavía no es tiempo de caer y por lo tanto… lateralizamos, aún con lo que significa la caída hasta el momento, con un hueco que no me agrada y preferiría que se hubiese cerrado inmediatamente. Con ese hueco abierto, posiblemente rebotaremos hacia el cierre o mañana o pasado, por lo que la semana se presenta “larga”.

Veremos al cierre lo que nos queda.

Nos vemos más tarde.