UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

La Unidad de Prevención de Riesgos Laborales de la UC ha formado a 84 personas como primeros intervinientes en estos casos

La Universidad de Cantabria ha instalado un total de 19 automáticos para atender casos de urgencias cardiacas, mejorando así la protección de la salud de toda la comunidad universitaria. Las urnas que contienen los aparatos están situadas en zonas accesibles -normalmente junto a las conserjerías- de todos los edificios del campus y también se cuenta con dos unidades portátiles para los coches patrulla del Servicio de Seguridad de la UC.

La Unidad de Prevención de Riesgos Laborales, dependiente del Vicerrectorado Adjunto al Rector para Gobernanza, Organización y Planificación, realizó una actividad formativa, previa a la colocación de los desfibriladores, que ha permitido que actualmente haya 84 personas autorizadas para manejar estos aparatos como primeros intervinientes. Se trata de trabajadores, técnicos deportivos y miembros del personal de seguridad que han sido capacitados a través de un curso para saber cómo actuar ante los casos en que se produzcan las citadas emergencias médicas. De hecho, todos ellos asistieron a una demostración práctica con los equipos instalados en el campus.

Llegado el momento de una urgencia, la apertura de cualquiera de las urnas lanza un aviso al Servicio de Seguridad, desde donde se comunicará al 061 la utilización del equipo y la solicitud de desplazamiento de personal sanitario. Dentro de cada urna existe una pegatina con los tres pasos básicos para poder usar el desfibrilador.