UNIVERSIDAD DE GRANADA

Publicado por la editorial Impedimenta, el de Fabrice Gaignault, cuenta con prólogo de José Carlos LLop e ilustraciones de Sara Morante

La madrileña editorial Impedimenta acaba de publicar (enero de 2011) un “Diccionario de Literatura para Esnobs”, subtitulado «y (sobre todo) para los que no lo son», un glosario esencial de lo más puntero en literatura para minorías. Es obra de Fabrice Gaignault, escritor y periodista francés autor de éxitos editoriales como “Égéries Sixties”. El editor define el libro como «una biblia para los happy few amantes del name-dropping, que se convertirá en un manual de obligada consulta a la hora de determinar quién es quién en el exigente mundo de los entendidos de cenáculo.»

Se trata de una primorosa edición prologada por el escritor José Carlos Llop e ilustrada por Sara Morante. La traducción es de Wenceslao-Carlos Lozano, profesor titular de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada, miembro de número de la Academia de Buenas Letras de Granada, crítico literario y traductor habitual de autores franceses o francófonos, como Max Gallo y Yasmina Khadra, entre otros. El traductor ha señalado la especial dificultad de un texto muy marcado culturalmente y de una complejidad acorde con su condición de ejercicio de lucimiento estilístico.

El diccionario ofrece unas 230 entradas de personajes, grupos, círculos, tendencias y denominaciones varias de lo más decadente, maldito y estrafalario que se ha dado en la cultura occidental, sobre todo a lo largo el siglo XX, en el ámbito de la literatura y del arte en general: escritores malditos, actores, bohemios, adictos a todos los excesos, transgresores compulsivos, vividores tocados por el genio autodestructivo, todos ellos seres que se han permitido el lujo de ser sí mismos a despecho de todos y de todo, haciendo de su vida su más valiosa obra de arte, incorporándose de ese modo al mundo mágico de la leyenda –esa inaprensible textura de toda cultura sofisticada– y configurando un intramundo al alcance de muy pocos, solo de esos happy few que, por efecto de las más variadas contingencias o de su propio genio, saben estar a la altura de su circunstancia hasta sus últimas consecuencias, habitualmente trágicas.