UNIVERSIDAD DE GRANADA

– La investigación revela que el uso del denominado (BL) tiene un efecto positivo en la reducción de las tasas de absentismo y en la mejora de las notas de los alumnos

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Granada (UGR) revela que el uso del denominado Blended Learning (BL) tiene un efecto positivo en la reducción de las tasas de absentismo y en la mejora de las notas de los alumnos. Los investigadores consideran que la creación de un ambiente “innovador” entre educadores y alumnos estimula el proceso de enseñanza y aprendizaje, informa Andalucía Innova.

“Tradicionalmente, hemos tenido un problema relacionado con el absentismo de los alumnos en los exámenes finales. Partíamos de un índice de presentación en la prueba final del 60 por ciento, y cuatro cursos académicos después hemos recuperado 20 puntos hasta situarnos en el 80 por ciento de media”, asegura la investigadora principal del proyecto, María Victoria López Pérez.

El trabajo, titulado Blended learning in higher education: Students’ perceptions and their relation to outcomes y publicado en Computers & Education, es resultado de un estudio experimental realizado en la Universidad de Granada sobre aprendizaje combinado en el que participaron un total de 17 grupos formados por 1.431 alumnos matriculados para el curso 2009-2010 de Económicas, Administración y Dirección de Empresas; Diplomatura en Empresariales y la doble titulación de Derecho y Empresa.

Las percepciones sobre BL están relacionadas con las calificaciones finales en función de actividades de aprendizaje combinado, edad de los estudiantes, antecedentes y tasa de asistencia a clase. “A mayor variedad de recursos educativos, hemos comprobado una mayor implicación de los alumnos, además de una mayor capacidad de respuesta de los profesores”, revela.

Sobre la distribución por sexo, “los hombres se involucran más en este tipo de soporte educativo, mientras que las mujeres presentan mejores resultados”.

El (formación combinada, del inglés blended learning) consiste en un proceso docente semipresencial; esto significa que un curso dictado en este formato incluirá tanto clases presenciales como actividades de .

Este modelo de formación hace uso de las ventajas de la formación 100% on-line y de la formación presencial, combinándolas en un solo tipo de formación que agiliza la labor tanto del formador como del alumno.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed