UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

El director adjunto del IE Law School participa en el ciclo Dies Academicus, organizado por el Servicio de Pastoral de la CEU-UCH, para analizar el futuro de este movimiento ciudadano

Para Swinsick, el Tea Party ha crecido bastante rápido, gracias a su difusión on line, pero su efecto real es menor del que ha difundido la prensa

A dos días de que se cumpla el segundo aniversario del nacimiento del Tea Party en los Estados Unidos, el norteamericano Justin Ryan Swinsick, iuris doctor por la Universidad del Estado de Michigan, ha impartido una conferencia sobre este movimiento, dentro del ciclo Dies Academicus, organizado por el Servicio de Pastoral de la Universidad CEU Cardenal Herrera. Para Swinsick, director adjunto del IE Law School, el Tea Party ha crecido bastante rápido, gracias a su difusión on line, pero su efecto real es menor del que ha difundido la prensa: “Sólo siete de cien senadores y 28 congresistas de 435 se alinean abiertamente con este movimiento ciudadano”.

“Si son un movimiento verdaderamente importante lo sabremos con el tiempo”, señala Justin Ryan Swinsick, para quien “el Tea Party sólo sobrevivirá si sobrevive a la crisis económica”, es decir, si es capaz de mantenerse cuando la “ira” de los ciudadanos en torno a la crisis económica disminuya. Desde su conocimiento de la sociedad norteamericana, Swinsick cree que son también claves para el futuro del Tea Party la mejora de su organización interna, dado que en la actualidad no tienen ninguna estructura oficial, la incorporación de su doctrina al partido republicano y su capacidad para controlar a sus miembros “más radicales”.

“La falta de consenso a la hora de elegir un candidato del Tea Party en el seno del partido republicano para las presidenciales de noviembre de 2012 es una ventaja para Obama”, afirma Swinsick, que ha destacado que la estrategia de los demócratas es “ignorar al Tea Party”, con la intención de restarles protagonismo. Paralelamente, el Coffee Party, surgido hace un año como foro contrario al Tea Party y sin ningún otro contenido claro, ha alcanzado ya los 500.000 seguidores, también en el ámbito de las redes sociales.
El papel de la religión
Con respecto al peso de las creencias religiosas en este movimiento, Swinsick señala: “La religión tiene un papel fuerte en el Tea Party, pero no hay consenso sobre ello, sigue siendo un asunto polémico”. De hecho, en las distintas plataformas digitales con que cuenta el movimiento “se recomiendan los valores tradicionales de la familia, pero sin mencionar la religión ni a Dios”. Sin embargo, “el 60% de la población norteamericana lo considera un movimiento religioso, basado en principios cristianos”.

Sobre los integrantes, citando datos publicados por Bloomberg del mes de octubre, “un 62% de los miembros del Tea Party son republicanos, el 40% son mayores de 55 años, el 79% son blancos, el 61% hombres y el 44% evangélicos”. Sin embargo, “intentan mostrarse como un grupo diverso”, apostando por candidatos como el senador Marco Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, al que ha calificado como “el Obama de los republicanos”.
Ciclo Dies Academicus
El ciclo de conferencias del Dies Academicus está organizado por el Servicio de Pastoral de la Universidad CEU Cardenal Herrera, que dirige el capellán mayor de la Universidad, José Francisco Castelló. Estos encuentrosse celebran una vez al mes como un espacio para la escucha y el diálogo entre docentes universitarios de las distintas disciplinas, con el objeto de armonizar fe, razón y vida, en una búsqueda constante de la verdad, la belleza y el bien. La próxima sesión, prevista para el 23 de marzo, analizará los estudios científicos realizados sobre la Sábana Santa de Turín, con la presencia del presidente de la Asociación Española de Sindonología.