UNIVERSIDAD DE GRANADA

La edición, obra de P. J. Arroyal Espigares, E. Cruces Blanco, R. Gutiérrez Cruz, y Mª T. Martín Palma, con introducción de José Mª Ruiz Povedano, consta de un breve librito introductorio y un con los contenidos totales.

Un CD y un librito introductorio constituyen la publicación “Diplomatario del Reino de Granada. Registro General del Sello 1504”, obra de J. Arroyal Espigares, E. Cruces Blanco, R. Gutiérrez Cruz, y Mª T. Martín Palma, con introducción de José Mª Ruiz Povedano, de la Editorial Universidad de Granada (eug).

Este Diplomatario representa una selección diplomática y una aportación documental de materia prima histórica para la investigación y la reconstrucción de la historia del reino de Granada, una de las “ganancias del reinado” de los Reyes Católicos.

Según reza en la introducción de José Mª Ruiz Povedano, “estos 329 documentos simanquinos fueron expedidos todos ellos en 1504 por estos monarcas y por su hija Juana y, en nombre de ellos, por los miembros del Consejo Real o de su Audiencia de Contadores Mayores”.

El Diplomatario del Reino de Granada de 1504 viene a ser una nueva entrega del colectivo, realizado en este caso concreto por los profesores Pedro J. Arroyal Espigares, Ester Cruces Blanco, Rafael Gutiérrez Cruz y M.ª Teresa Martín Palma. Aportan la publicación de 329 documentos simanquinos de la cancillería de los Reyes Católicos y de su hija Juana, expedidos directamente por los monarcas a través de sus secretarios reales o, en otros casos, fueron expedidos y refrendados por los miembros del Consejo Real o los Contadores.

Sin embargo, esta publicación-edición de fuentes no sólo agrega más información para el conocimiento de la historia de Granada, sino también, dada la especial trascendencia del año 1504, es un buen indicador de la fuerza simbólica y mental de lo que significó el nuevo reino en el engrandecimiento territorial de la Corona. No en vano, la reina Isabel eligió Granada para ser enterrada, tal como lo había ordenado en su testamento: “sin detenimiento alguno lleven mi cuerpo entero a Granada”. En el monasterio de San Francisco, en la colina de la Sabika, junto al palacio de la Alhambra, reposaron inicialmente sus restos mortales.
Las colecciones documentales están conformadas por un conjunto de escrituras y textos instrumentales que constituyen una fuente de información de primera mano, una vez ordenados e integrados de una manera lógica. Así, si se quiere restablecer la realidad de un territorio o una sociedad, en un momento histórico concreto, resulta imprescindible contar con estos materiales básicos, cuya función consiste en ayudar a la construcción y desarrollo del conocimiento histórico.

“La historia del Reino de Granada se configuró –afirma Ruiz Povedano– como un proceso cambiante en un escenario de vida en constante ebullición, debido a las particulares y difíciles condiciones de coexistencia de pobladores y culturas diferentes. El arranque del Quinientos, dejado atrás el titubeante y trasnochado mudejarismo de las primeras capitulaciones, supuso la apuesta e impulso de los monarcas por un nuevo modelo de convivencia, a través de un conjunto de medidas desplegadas entre 1502 y 1504, que constituyeron la base de la política demográfica, social, fiscal y de defensa del reino granadino hasta 1570. Hasta fechas recientes, la historiografía del último estado musulmán peninsular se caracterizaba por su exigüidad, por una cierta nostalgia retardataria y, en algunos casos, por la ausencia de capacidad crítica. Si el arabismo decimonónico inició la renovación de los estudios granadinos, el verdadero desarrollo le cupo preferentemente a la generación universitaria del último tercio del pasado siglo, encabezada por M. A. Ladero y proseguida por los medievalistas y modernistas de las universidades granadina, malagueña y almeriense, a partir de nuevas bases conceptuales y metodológicas y, más recientemente, de las nuevas líneas y propuestas renovadas de sus grupos de investigación”.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Publicaciones universitariasUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed