UNIVERSIDAD EUROPEA DE MADRID

En un acto organizado por la Cátedra Rogelio Baón Memoria de la , de la citada Universidad, y por la Academia Española de la Radio, informadores y técnicos han contado la experiencia que vivieron en este acontecimiento histórico.

Una mesa redonda, moderada por el periodista José María Alfageme, en la que se ha rendido homenaje al importante papel de la radio en aras de la .

Hace treinta años se vivió una noche en la que la radio prestó uno de los servicios más importantes a la sociedad: era el 23 de febrero de 1981 y algunos mandos militares habían asalto al . Gracias a los periodistas que pudieron continuar su labor informativa a través de las ondas, la población española logró mantenerse actualizada sobre la situación crítica del país durante el intento de Golpe de Estado.

Pero si hace treinta años fue la ‘Noche de los Transistores’ ayer, en la Universidad Europea de Madrid, fue la tarde de los reencuentros, de las anécdotas y del homenaje a los que transmitieron de primera mano todo lo que ocurrió en aquel momento histórico. Con motivo de este aniversario, informadores y técnicos contaron su experiencia profesional y debatieron sobre el importante papel que desempeñó la radio en la defensa de la democracia. Esta mesa redonda, moderada por el periodista José María Alfageme, reportero de la Cadena SER en ese momento, estuvo organizada por la Cátedra Rogelio Baón Memoria de la Transición de la Universidad Europea de Madrid y por la Academia Española de la Radio.

El acto fue inaugurado por la rectora de la Universidad, Águeda Benito, y por Moisés Ruíz, director de la Cátedra Rogelio Baón Memoria de la Transición, quien afirmó que el 23-F fue “una noche de deshonor, de vergüenza y de miedo que se superó con una inyección de grandes dosis de libertad: la mejor forma de acabar con el miedo. Gracias a la radio, que esa noche devolvió a nuestro país el orgullo y la dignidad”.

Coordinados por la batuta radiofónica de Alfageme, fueron muchos los que pasaron para perpetuar algunos momentos vividos en torno al Congreso de los Diputados. Fernando González, reportero de la Cadena SER en 1981, lo recordó con estas palabras: “Hubo un golpe fuerte. Volví a la tribuna de prensa y, en ese mo mento, entró un guardia civil del que nunca lograré olvidarme. Descargó su metralleta en el techo del Congreso y nos cubrió de polvo. Después me encañonaron y lo primero que escuché fue ‘los han matado a todos’. Ahí comenzó la larga ‘Noche de los Transistores’ de la Cadena SER. Una noche que no sería igual sin el papel que desempeñó el director de informativos, Fernando Ónega”.

Minutos después fue el propio Ónega quien tomó la palabra. “Venimos a reivindicar el papel de la radio. Salvando a Su Majestad el Rey, creo que la radio también fue un importante factor para acabar con el golpe. Porque en todo momento se retransmitió tranquilidad al país y se ayudó a conocer la verdad”, afirmó el periodista. “No sé qué hubiera pasado sin la radio”.

Tras las palabras de Ónega fueron muchos los periodistas y técnicos que participaron en la mesa para contar su experiencia. Entre ellos, José Antonio Ovies, reportero de la Cadena SER en 1981, que destacó que el golpe de Estado no volvería a ser lo mismo ahora, “que todo el mundo cuenta ya con un teléfono móvil”.

Le siguieron las palabras de Ángeles Afuera, jefa de Documentación de la Cadena Ser, quien señaló que en 1981 era “una redactora recién llegada y sin mayor relevancia”. “Sin embargo, hoy mi papel es importante”, destacó haciendo referencia a la labor de documentación y archivo de todos los sonidos que se vivieron y se

retransmitieron en ‘La Noche de los Transistores’. “He luchado durante muchos años para que se pueda escuchar todo lo que pasó, hora por hora. Es una forma de conservar lo que ocurrió y creo que todos debemos luchar para que no nos quiten esa memoria”, concluyó.

Tras otras intervenciones cargadas de emotividad, tomó la palabra la periodista Rosa Villacastín, quien comenzó afirmando que “la radio fue la que nos salvó aquella noche”. Recordó todo lo que vivió aquel día, en la que ella llegó al Congreso de los Diputados como periodista del diario Pueblo. Cuando finalmente pasó el momento de mayor peligro y pudo regresar a la redacción “estaba convencida de que el golpe había triunfado”.

Tal y como recuerda Villacastín, “el juicio fue el mejor antivirus para el golpe, porque sus promotores han quedado descalificados para toda la vida”.

La mesa redonda de la ‘Noche de los Transistores’ tuvo una importante asistencia de estudiantes que pudieron conocer a los protagonistas de las ondas en primera persona, como al periodista de la Cadena SER Rafael Luis Díaz, a Guillermo González o a José Joaquín Iriarte, quién recordó cómo vivió ese momento: “me tragué el miedo, me acerqué al micrófono y dije: se han oído disparos en el Congreso de los Diputados. Continúen con la emisión para mantenerse informados”.

Los presentes pudieron escuchar también el mensaje que periodistas como José María García o Joaquín Ramos quisieron hacer llegar para este encuentro, que terminó con el discurso a favor de la Democracia que Rosa María Mateos leyó el 27 de febrero de 1981. Unas palabras en las que ningún partido político quiso olvidarse de alabar el papel de la prensa. Los aplausos de los manifestantes en aquel momento fueron el mejor reconocimiento a esta valiosa labor.

La Transición española es considerada el ejemplo de desarrollo y progreso más importante de las últimas décadas. Ello ha contribuido a que su espíritu de concordia y consenso haya sido elogiado tanto a nivel nacional como internacional.

La Cátedra Rogelio Baón Memoria de la Transición, perteneciente a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Europea de Madrid, ahonda en este concepto desde que fue fundada en el curso 2005-06.

Su objetivo es analizar, de un modo abierto e interdisciplinario, un espacio de la historia de España que abarca desde los últimos años de la Dictadura hasta la consolidación de la democracia y la entrada del país en la Unión Europea en 1985. Manuel Fraga, Alfonso Guerra, Santiago Carrillo, Miquel Roca o José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, han sido algunas de las personalidades que ya han participado en esta iniciativa.