UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– María Javier Ramírez, profesora de la Universidad de Navarra, realiza un taller de en un curso sobre dolencias neuropsiquiátricas en los mayores

Para María Javier Ramírez, profesora e investigadora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Navarra, “todos, mayores, jóvenes o personas de mediana edad, debemos ejercitar nuestra memoria, ya que el cerebro es como un músculo que hay que trabajar siempre si queremos tener una mente en forma”.

Así lo ha recordado la experta con motivo de un curso sobre enfermedades neuropsiquiátricas en el paciente anciano. En este encuentro -dirigido a profesionales de Medicina, Farmacia, Enfermería, etc., que trabajan con personas mayores- se analizan aspectos tan importantes como la depresión en los ancianos, el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, los accidentes cerebrovasculares o el uso de los analgésicos.
Asimismo, el curso -que tiene lugar hasta el próximo viernes 4 de febrero- incluye un taller de memoria impartido por María Javier Ramírez. “Estos talleres ya se hacen en centros psiquiogeriátricos e instituciones de cuidado de las personas mayores. Sin embargo, hay pequeñas cosas que podemos hacer todos en nuestra casa, como realizar pasatiempos que exijan trabajar con nuestro vocabulario, ejercitar la atención, refrescar habilidades matemáticas, visuales, etc.”.

Igualmente, la especialista recomienda escribir algo todos los días: “Con las nuevas tecnologías cada vez escribimos menos y es un excelente ejercicio de memoria. Basta con que nos acostumbremos, por ejemplo, a hacer la lista de la compra todas las semanas. O que procuremos leer el periódico y resumir, después, los principales titulares o noticias que hayamos visto”.

Ayudar a nuestra cabeza a recordar

Según María Javier Ramírez, que participa en proyectos de investigación sobre en el () de la Universidad de Navarra, “estos talleres recopilan las técnicas básicas que utilizamos para el aprendizaje. Entre ellas, la memorización por asociación. Por ejemplo, si queremos recordar un número de teléfono puede ser bueno memorizarlo mientras lo marcamos”.

Por otro lado, los talleres de memoria pueden ser el primer lugar para que los cuidadores y especialistas detecten problemas patológicos, indicativos de dolencias graves como Alzheimer. “Lo importante es distinguir el deterioro normal, fisiológico, que se puede revertir con ejercicios, del deterioro más grave y que es fundamental identificar cuanto antes, ya que aunque no podemos curarlo, sí frenar su avance “, subraya la experta.

Respecto a la utilidad de los videojuegos, que se promocionan como una forma de mejorar la memoria, la investigadora se muestra partidaria de su uso: “Todos olvidamos. Lo importante es saberlo y ayudar a nuestra cabeza a recordar”.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Navarra

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed