UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Un informe científico de la Universidad de Alicante permitirá establecer un reserva marina en una amplia zona del litoral de Murcia, de valor tanto pesquero como ecológico al ser en este sentido una de las más importantes del litoral mediterráneo español. En una primera fase esta zona abarcará una extensión de casi 1.200 hectáreas situada frente a Cabo Tiñoso, entre Mazarrón y Cartagena, pero se está estudiando la posibilidad de su ampliación.

La base científica de este proyecto ha sido una investigación dirigida por la profesora de la UA Francisca Giménez Casalduero con un equipo del departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada. Este trabajo de investigación, encargado por el gobierno de la Región de Murcia a través de la empresa Tragsatec, ha abarcado una superficie marina de 22.000 hectáreas, aunque la propuesta administrativa inicial de protección afecta a 1.198 situadas en aguas interiores. Este informe científico dio origen a un posterior proceso de participación en que intervinieron tanto asociaciones ecologistas como el sector pesquero, otros centros de investigación, Capitanía Marítima, la Autoridad Portuaria y otros sectores implicados

El objetivo perseguido es hacer compatibles la explotación pesquera tradicional de la zona con su protección medioambiental dado que, entre otras riquezas ecológicas y de biodiversidad, próxima a esta área se encuentra una de las zonas más importante del Mediterráneo español para refugio en la migración de cetáceos, tales como calderones o cachalotes, así como algunas especies de delfines. Explica Francisca Giménez que las destacadas características de la zona, que han permitido que sea considerada Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), se deben en parte a la existencia ya en aguas exteriores de una zona de fondo marino de características geológicas especiales, denominadas “cañones submarinos”, a uno o dos kilómetros mar adentro y una extensión total de alrededor de unas 3.000 hectáreas.

Cabo Tiñoso es una zona emblemática del litoral de Murcia por la calidad de sus aguas y la alta diversidad de especies que albergan, y sus recursos pesqueros realtivamente abundantes. Hace ya tiempo que se reclamaba para ella una especial protección que previese la sobrepesca y los efectos de explotaciones turísticas. También se la considera una zona importante para la producción de gambas rojas o el paso de atunes rojos.

El estudio realizado por la UA, denominado “Caracterización, diagnóstico y definición de propuestas de gestión del ecosistema marino comprendido en la zona de Cabo Tiñoso”, que propone un área de reserva marina de interés pesquero de unas 22.000 hectáreas, determina cuatro zonas homogéneas según sus características. Sin embargo, y dado que parte de estas zonas están ya en aguas exteriores, donde hay lugares de fondeadero de buques y de ejercicios de la Armada por su proximidad al puerto de Cartagena, la medida de conservación que se adopte para ellas debe ser conjunta del gobierno regional y el Ministerio de Medio Ambiente y contar con el apoyo de otros organismos del gobierno nacional.

Según dijo el director general de Ganadería y Pesca de Murcia, Adolfo Falagán, en la reciente presentación de la declaración de reserva marina, esta medida se basa en la compatibilidad de usos tradicionales con la posibilidad de protección. En concreto, señaló que hay tres tipos de protección, la integral, la prioritaria y la compatible, “que es la más difícil de proteger puesto que cuenta con una zona de fondeaderos que se ha tenido que respetar como usos tradicionales”, afirmó.