UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La catedrática María Elósegui reclama en la Universidad de Navarra más dedicación del varón a los asuntos domésticos y a la educación, acorde con un modelo de corresponsabilidad entre y hombres

“Es necesario que varón y estén presentes en el mundo de lo privado y de lo público”. Así lo destacó en la Universidad de Navarra María Elósegui, catedrática de Filosofía del Derecho de la Universidad de Zaragoza y uno de los cuatro expertos que elaboraron el borrador de La Ley Orgánica 3/2007, de Igualdad Efectiva entre Mujeres y hombres. Según la especialista, que intervino en el I Congreso Internacional sobre Igualdad de Género, debe reclamarse “más presencia de la en la vida pública e igualmente una mayor dedicación del varón a los asuntos domésticos y a la educación de hijos e hijas”.

De este modo, la igualdad entre hombres y mujeres debe partir de la adopción del modelo de corresponsabilidad, tanto en el espacio privado como en el público: “Un reto imprescindible es afrontar un reparto equilibrado entre los cónyuges o convivientes en las tareas domésticas y el cuidado de familiares con ayuda de las políticas públicas”.

Para ello, agregó, “se deberán afrontar problemas reales buscando soluciones más equitativas, como por ejemplo, las pensiones de la seguridad social, que continúan discriminando a las mujeres mayores, viudas que no han cotizado, además de discriminar por su maternidad a jóvenes que acceden al mercado laboral”. En su opinión, “la actual reforma, en parte necesaria, discriminará nuevamente a las mujeres que han permanecido menos tiempo en el mercado laboral al exigir más años de cotización para acceder a las pensiones”.

“Todo esto no merece ser ridiculizado como si fuera una moda de lo políticamente correcto”, ya que, según añadió, “el concepto de representación equilibrada de hombres y mujeres en todos los espacios tiene un fundamento antropológico profundo en el hecho de la aportación diferencial de ambos”.

Reconocer las injusticias y discriminaciones contra la mujer

María Elósegui subrayó que a pesar de que se ha producido “un avance positivo de la legislación” -que por una parte, protege al trabajador ‘padre’ y por otra, tiene en cuenta que la conciliación no atañe sólo a las mujeres- es necesario “reconocer las injusticias y discriminaciones que se siguen produciendo contra la mujer”.

“La mujer que trabaja en el mercado laboral el mismo número de horas que el varón sigue dedicando a las tareas domésticas casi el triple de tiempo que su pareja”. Asimismo, según el Observatorio para la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, “la mujer es el agente principal de las tareas de cuidado de hijos e hijas, también en los casos en que ambos cónyuges trabajan el mismo tiempo fuera de casa”.
“El reto, por tanto, consistirá en aportar soluciones normalizadas de ciudadanos que deberían opinar y hacer legislación positiva a través de los cauces ordinarios de su legislación nacional”, concluyó.
En la apertura del Congreso intervinieron Ana Pineda, concejala delegada de Hacienda local, Comercio, Turismo e Igualdad del Ayuntamiento de Pamplona; Alfonso Sánchez Tabernero, vicerrector de Relaciones Internacionales del centro académico; y Ángela Aparisi, catedrática de Derecho y presidenta del comité organizador.