De nuevo por aquí y a duras penas cumpliendo mi promesa personal de “voy a organizarme mi tiempo como una campeona y voy a escribir mil entradas por semana”, sé que es un objetivo un poco exagerado, pero me gusta vivir al límite. En fin, que con tanto examen que mis queridos señores de mi querida universidad han decidido ponernos dentro de una semanita y media, el tema está complicado.

Hoy vengo con un sitio calentito, calentito (para los menos avispados : no es que la temperatura sea alta allí, es que hace poco que fui). La verdad es que fue todo un descubrimiento, me sorprendí gratamente a mi misma porque me lo esperaba más todo (más caro, más lleno y “más menos estupendo”).

Para no salirme de mi zona típica (debería de llamar al blog Recortes de Malasaña y dejarme de tanta tontería) me fui por allí de aventura con una amiga (si si Marta Pérez Mérida, contigo) un viernes a las 10 y media de la noche sin reserva en ningún sitio ni nada (que me digan que no buscamos emociones fuertes).

No os voy a engañar, llevaba la idea de ir a este sitio cuando salí del colegio, pero también tenía la idea de que iba a ser verlo por fuera, decir “ah, mira qué chulo el local…qué ambiente…está llenito llenito ¿no?…a ver, voy a hablar con la chica…. ¿que qué? ¿qué tenemos que esperar 3 horas y media para sentarnos en la mesa de la esquina y sólo tiene una silla? … nada, vámonos al Burger King” (Situación verídica, en otra época y otro lugar)

Pero no, como una ya se ha hecho un nombre entre los restaurantes de toda esa zona, conseguimos sentarnos a los 10 minutos de llegar. También influye que tuvimos una suerte que me creo menos que si me dijeran que he ganado la lotería de navidad y el niño de seguido y que las camareras fueron majísimas y estuvieron atentas para poder sentarnos cuanto antes. Incluso nos defendieron de un grupo de amigas que justo acababan de llegar y tardaron 0,3 microsegundos en sentar sus culos en la mesa que estaba destinada a ser nuestra (sí, saqué un cronómetro, les hice repetirlo y lo cronometré, indescriptible).

Así, que antes de nada, señores del Circo de las tapas, un aumento de sueldo para esas chicas YA.

Aquí lo tenéis,

Circo de las tapas

De nuevo, tratan de engañarnos con el nombre. (Sigo afectada por lo de Ana Rosa Quintana en Sabor a Mi).

Ni hay “tapas payaso”, ni hay payasos que sirven tapas, de hecho, me aventuraría  a decir que no había ni un sólo payaso en todo el local. Y diréis ¿por qué lo llaman circo?, y digo yo, ¿por qué hay perros que se llaman Jose Antonio?

El local, “monísimo, estupendísimo y muy cool”, cada silla y cada mesa sacadas de una tienda distinta, como ya es habitual en los sitios “monísimos, estupendísimos y cool”. En cuanto a eso, encontramos un fallo, más que un fallo…una dificultad añadida a la ya ardua tarea de comer como chicas con clase y estilo. Hay algunas mesas que parecen de jardín, con tabillas finas de madera separadas entre sí, vamos, que hay huecos entre unas y otras….huecos peligrosos. (En la foto lo véis porque sigo sin saber explicarme como es debido).

La cosa es, estás comiendo, te relajas, pierdes un poco la concentración y apoyas tu tenedor en uno de los huecos…MAL, el tenedor entra por el hueco, se cae al suelo y te tienes que levantar a los 30 segundos de empezar a comer para pedirle, cual persona carente de dignidad, otro tenedor al camarero porque el tuyo “se ha caído accidentalmente”. Otra buena es, compartir una tosta con la otra persona, ir a pasar la mitad de un plato a otro y que de pronto, también por un fallo de concentración, o mejor, de coordinación mano-ojo-cubiertos se te quede la tosta a medio camino y casi acabe siendo baja hasta el final de temporada. Que yo lo cuento así a ojo, que no es que nos pasase eso….para nada.

¿Dónde está?

Corredera Baja de San Pablo, 21

Metro: Tribunal

Telf. 34 686 044 746

Con el cartel de Open…

De Lunes a Domingo 12.30-2.00 h.

Cierra Domingo Noche y Martes

Para cotillear en internet…

www.circodelastapas.com

Se puede consultar la carta e incluso los eventos que organizan (hay exposiciones de nuevos artistas por las paredes y demás).

Yo me pedí, me pido y me pediré…

Creo que en fin de semana, o los viernes y sábados por la noche o cuando les apetece, la carta es más reducida. Hay sitios en los que lo hacen para agilizar un poco y convertirlos en fin de semana más en bar de copas que en . Iba con idea de las cosas que había visto en la carta de la página web y luego vimos que había menos platos, eso sí, dejaron los buenos buenos.

Como somos chicas discretitas, comemos poco y rápidamente nos saciamos…pedimos cuatro platos para compartir. Salmorejo (me gusta pedirlo en los sitios y decir, “como en Córdoba en ningún sitio” o “como mi mamá, no lo hace nadie”, lo siento pero es la pura verdad), estaba muy bueno aunque llevaba bastante ajo, no apto para estómagos delicados por la noche, la tosta “Graciosa” con tomate, aguacate, bacon y huevos de codorniz, una tosta de (atentos a la combinación) miel, sobrasada y queso brie, estaba increíble y “sorpresa de chistorra”, un plato de chistorritas muy mono colocado con un pan con forma de calabaza abierto con chistorritas dentro también.

No pedimos postre porque estábamos hasta arriba pero tenían buena pinta. Tampoco pedimos mojitos, pero a la próxima caerán, costaban 5 euros! Estuve por pedírmelos y llevármelos en un tupper o algo.


¿Cómo se quedan nuestros bolsillos?

Pues con bebidas y todo, la cuenta total fueron…17 euros! Sí sí, cenamos por ocho euritos y medio cada una. Obviamente si añades postre y algún mojito detrás sale por más, pero vamos, genial.


Y nada más, el miércoles pasado hice un año con el Recortes de Madrid antiguo, http://recortesmadrid.blogspot.com (aunque os ponga la dirección, permaneced fieles a Actualidad Universitaria, que si no, los dueños y señores del periódico van a querer asesinarme, además, siempre publico antes aquí que allí) y hubo celebración de “recortescumple”, con concurso de cocina y todo, ya subiré las fotos de los “platos de alta cocina” que me hicieron, no tienen desperdicio.