UNIVERSITAT JAUME I

La estudiantado de la asignatura “Grandes problemas ambientales de nuestro tiempo” de la Universitat per a Majors colabora anualmente en una práctica que permite la caracterización de los residuos domiciliarios (RD), un ensayo fundamental para diseñar la gestión de los residuos sólidos urbanos en una ciudad o comarca.

Durante una semana completa, cada alumno o alumna separa y pesa en su casa los distintos materiales que componen los residuos (materia orgánica, envases, papel-cartón, vidrio y otros). A partir de estos datos (entre 50 y 60 hogares), se obtiene la generación y composición media. Los datos de caracterización sirven para la optimización de la recogida de los diferentes residuos y las plantas de tratamiento y eliminación.

El profesor responsable de la asignatura, Antonio Gallardo, y la investigadora Miriam Prades, ambos del Grupo de Ingeniería de Residuos de la UJI, han recopilado en un estudio los datos obtenidos por las 1616 personas, una media de 3 por cada casa (entre estudiantado y familiares) que ha participado en los tres últimos cursos académicos.

Los resultados indican que la composición media de los residuos domiciliarios está formada mayoritariamente por materia orgánica (restos de comida y jardinería), explicado porque en la dieta mediterránea se consumen más alimentos frescos que generan gran cantidad de residuos. El segundo residuo más importante es el papel-cartón y el tercero el vidrio. Según los datos, la tasa de generación diaria de residuos (TGD) es de 0,69 kg por persona, una cantidad próxima a la media nacional. El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino español establece en 1,2 kg los residuos sólidos urbanos generados por cada persona al día, pero en la cifra obtenida en el estudio de la UJI no estarían incluidos los residuos comerciales, voluminosos o de la limpieza viaria. La distribución de los 696,73 gramos de residuos diarios por habitante de este estudio estaría formada por 362,61 gr. de materia orgánica; 118,14 gr. de papel-cartón; 76,63 gr. de vidrio; 20,41 gr. de metal; 42,03 gr. de plástico; 22,96 gr. de brick; y 51,78 gr. de otros.

El objetivo principal de la práctica es que el estudiantado y sus familias sean conscientes de los residuos generados diariamente y de la variedad de los mismos, y también del hecho que, con una correcta separación, es posible recuperarlos mediante el reciclaje.