UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En la presentación en la UCV de la segunda parte de “

El arzobispo de Valencia, , ha afirmado que el presenta en su último a Jesús como “luz para quienes no se resignan a que el mundo sea sólo vía de tiniebla hacia la nada”.

Durante la presentación ayer tarde de la obra “Jesús de Nazaret. Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección” en la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV), el prelado subrayó que el libro supone una invitación a la “esperanza en la vida eterna”.

Entre otros pasajes de la obra, monseñor Osoro, que es Gran Canciller de la UCV, destacó el del ‘buen ladrón’. Éste, explicó citando al Papa, “se ha convertido en la imagen de la esperanza, en la certeza consoladora de que la misericordia de Dios puede llegarnos también en el último instante, la certeza de que incluso después de una vida equivocada la plegaria que implora su bondad no es vana”.

El titular de la archidiócesis de Valencia aseguró que, entre todas las responsabilidades de la Iglesia, “la principal es anunciar el nombre de Dios con la palabra y con los hechos, y esto es lo que pretende el Papa al presentar esta segunda parte” del libro sobre Jesús.

Monseñor Osoro realizó, además, un recorrido biográfico de Joseph Ratzinger, en particular de su vertiente como profesor y teólogo. De él destacó, entre otras cuestiones, su altura intelectual, su compromiso con la verdad y su defensa de “la necesidad de abrirse a un nuevo lenguaje que, partiendo del Evangelio, conectase existencialmente con las inquietudes del hombre concreto contemporáneo”.

Como asesor en el del cardenal Frings, Ratzinger “defendió un debate abierto y una elaboración de los textos creativa”, además de “una nueva forma de exponer las verdades centrales del cristianismo, como la revelación o la salvación”.

En la presentación del libro del Papa participaron también , de la UCV, y , presidente de Ediciones Encuentro, que ha editado la obra en España. En su intervención, Peris recomendó la lectura del libro, que “anima a amar más a Jesucristo y a su Iglesia”. La obra, además, “convoca a la persona completa del que la lee: fe y razón, inteligencia y sentimiento, memoria y voluntad”.

El rector hizo hincapié también en la importancia de los estudios exegéticos para conocer, “al Jesús real”. Estos estudios resultan “imprescindibles para entender y explicar el misterio central de nuestra fe, la resurrección de nuestro Señor Jesucristo”. Sin la resurrección, a la que el Pontífice dedica el capítulo noveno del libro, “nuestra fe perdería su fundamento”.

Peris reparó, además, en que “ continuamente alude a la necesidad de leer la Escritura, especialmente el Antiguo Testamento, para entender adecuadamente el significado salvífico del misterio pascual”.

A su vez, José Miguel Oriol manifestó que el nuevo libro de Benedicto XVI, a quien se refirió como el “primer Papa teólogo en la historia”, “devuelve el gusto por la buena Teología” y por leer “el Antiguo y el Nuevo Testamento”.

El Pontífice se ha propuesto con este libro “devolver al pueblo cristiano y al mundo en general la figura del Jesús real, y lo hace marcando el camino en la a los exégetas y a los teólogos de cómo se debe trabajar en la exégesis a partir de ahora”.

En su intervención, Oriol también animó a “perder el miedo a la Teología”. En este sentido, lamentó que “hace cuarenta años en España se leía mucha Teología, mucho más que ahora”.