UNIVERSIDAD DE ALICANTE

La Universidad de Alicante ha encontrado en Tabarca un lugar privilegiado para estudiar las migraciones de aves. Forma parte de una estación de anillamiento científico en la que se capturan aves en su tránsito desde África y se las marca para permitir el conocimiento de las diferentes estrategias que usan las aves en sus movimientos migratorios.

Tabarca está integrada dentro del proyecto internacional Piccole Isole, que en España lo desarrolla la (SEO) y, en Alicante, el grupo local de esta asociación. La Universidad de Alicante participa a través del del Departamento de Ecología y el Instituto Ramón Margalef y realiza el análisis de datos. Explica el profesor Germán López, profesor y representante de la UA en esta actividad, que ya se viene realizando durante los dos últimos años y que la nueva campaña de este año está en sus su comienzos.

El proyecto, en el que toman parte Italia, Francia, Reino Unido y Marruecos, además de España, cuenta actualmente con unas 20 estaciones situadas en pequeñas islas. Lo lleva a cabo en todos ellos la red BirLife, de la que forma parte la SEO española. El anillamiento científico, consistente en la colocación en una pata (tarso) de un anillo metálico grabado tras examinar el ave, permite a los ornitólogos tener bases de datos con millones de registros en toda Europa, que constituyen una potente herramienta para estudios científicos. Si el ejemplar es reencontrado se pueden conocer variados aspectos de su vida.

Las islas tienen una importancia estratégica para estos animales como lugares de reposo, alimentación o refugio, y si son de escasa dimensión, como Tabarca, con las redes de captura se puede cubrir un porcentaje óptimo del total del territorio.

Tras ser atrapadas en largas mallas sujetadas verticalmente cerca del suelo y recibir colocación de la anilla identificadora y antes de devolverles a la libertad, se anotan datos de cada ave que incluyen desde la estimación de su edad a la longitud del ala y la cola, al peso, sexo y otros.

En las campañas de 2009 y 2010, que se iniciaron en abril y han durado dos meses, se han capturado en la isla cerca de 1.300 aves. Los investigadores han podido constatar el fenómeno migratorio se produce por oleadas por lo que se detectan grandes diferencias en el número de capturas entre fechas próximas, si bien las fechas de mayor paso son coincidentes en ambos años. Las tres especies más anilladas en Tabarca son el mosquitero musical (la más abundante), el colirrojo real y el mosquitero común. En total se han capturado ejemplares de 40 especies distintas. Los ornitólogos piensan que el periodo de capturas se debería extender a los meses de marzo, abril y mayo.

En esta estación se realizan también programas de educación ambiental con escolares participando en las tareas de anillamiento. La Universidad de Alicante, por su parte, proyecta implicar a alumnos de grado y posgrado en la elaboración y publicación de la información obtenida.

En la imagen, un colirrojo real ya anillado.