UNIVERSITAT DE VALENCIA

Un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia ha descubierto que hasta un 20% de las especias y el 26% de las hierbas aromáticas que se comercializan en España están contaminadas por varias , lo que reduce su calidad. El estudio, pionero en España, sugiere establecer sistemas de control sanitario e higiénico, desde el cultivo hasta la llegada al mercado de estos productos.

Científicos de la Universidad de Valencia han analizado por primera vez la calidad microbiológica de 53 muestras de especias y hierbas aromáticas, como el tomillo y el orégano, que se venden en los mercados españoles.

Los resultados, que se han publicado en la Plant Foods for Human Nutrition, revelan que el 10% de las especias estaban contaminadas con microorganismos aerobios mesófilos y el 20% con enterobacteriáceas. En las hierbas aromáticas, el porcentaje de contaminación fue del 26% para ambos tipos de bacterias.

Los análisis han detectado en las muestras la presencia de bacterias de los géneros Acinetobacter (A. calcoaceticus), Enterobacter y Shigella. También se han encontrado especies de microorganismos como Yersinia intermedia, Staphylococcus aureus y Hafni alvei.

Controlar más la calidad del producto

“Especias y hierbas aromáticas están expuestas a una amplia variedad de contaminantes antes y después de su producción y pueden contener elevadas cantidades de bacterias”, declaran los investigadores. Dado que los resultados muestran “una calidad microbiológica pobre” en aproximadamente un 25% de las muestras analizadas, los autores recomiendan “mejorar las condiciones sanitarias en las fases de producción de las hierbas aromáticas y especias para prevenir riesgos de salud”.

El estudio muestra que para una misma especie de hierba aromática o especia pueden aparecer variaciones, “probablemente debido a que las condiciones de producción y cultivo no son las mismas” en diferentes territorios. La composición de los aceites esenciales de hierbas aromáticas y especias varía según su región geográfica, su edad y tipología, así como el método de secado.

Algunas de las muestras analizadas, como el tomillo, presentaron una buena calidad higiénico-sanitaria, debido probablemente, a la presencia de aceites esenciales con propiedades antibacterianas. Hasta un 20% de las especias y el 26% de las hierbas aromáticas analizadas presentaron contaminación bacteriana.