El trámite intradía ha sido tremendamente difícil. El Ibex estuvo a punto de perder soportes importantes que podrían haber cuestionado la idea de una onda alcista más, que es lo que estimo debido desde que se superó el nivel de 10.657.

El giro del mercado todavía no está, pero vendrá.

Lo cierto es que hay debilidad y se va mostrando que si hay una subida será la última, tal y como lo marca el más depurado análisis por ondas de Elliott, principalmente siguiendo el en el parámetro del riesgo mundial, el SP&500 y el . Si el giro ya se provocó, no vimos el fallo de 5ta.

Un bien cierre americano dejará intactas las posibilidades de ir algo más arriba y un mal cierre complicaría al Ibex, que deja una figura idéntica a la de ayer ligeramente por encima de 10.780.

El Dow Jones se encontraba en 12.287 al cerrar el Ibex en subasta.

Hasta mañana.