El contado del Ibex cerró en 10.558, habiendo ocurrido “cosas” durante el día. Es raro que con los movimientos del de ayer hayamos tenido un día tan fatal. Viendo movimientos y volumenes puede decirse que no había voluntad de las manos fuertes de romper soportes pero sí de obtener un determinado vencimiento de los futuros a las 16.45 horas, que no se correlacionaba con nada de nada y era totalmente caprichoso para un día como hoy, haciéndolo evidente.

Digamos que se juntan algunos banqueros y con el dinero de depositantes juegan a un vencimiento digamos en 10.530. Sacan el rango en el que puede moverse el precio ponderando medias y otros métodos matemáticos y lo consideran “posible”. Hacen un acuerdo y todos enfilan un par de dias antes a ese lugar centrando sus esfuerzos en que sea ése y no otro, el lugar del vencimiento. Hay poco volumen y efectivamente lo consiguen, eso es la y así son las cosas. Usted mismo lo haría si tuviera la oportunidad.

El nivel de los 10.512 era un soporte muy importante, demasiado, y hasta se animaron a filtrarlo y bastante con tal que no apareciese dinero para comprar y alejarse del punto de vencimiento acordado. Unos delincuentes. Con esos métodos mantuvieron a la plebe totalmente desconcertada por mucho tiempo y sin animarse a comprar. No estuvo fácil el intradía y desde aquí puede olerse la sangre.

Solo una comparación con lo que aíun falta en los índices americanos nos puede decir que hay recorrido por arriba antes de romper estos niveles, aunque los americanos también pueden fallar y encontraríamos explicaciones técnicas. Esto hay que ir llevándolo todos los días, por supuesto. Pero de momento, espero nuevos máximos en Dow y SP500.

En síntesis, el Ibex (creo) que está destinado a acompañar subidas y no está listo para descender a los infiernos, aunque hoy se haya sentido un poco de calor en el culito, porque estuvo muy cerca de desplomarse.

La sobreventa acumulada fue tal, que los indicadores de 120 minutos tuvieron que zigzaguear en una zona muy estrecha del estocástico, haciendo caso omiso a múltiples divergencias alcistas que aparecían por todos lados. Ello solo es posible si hay un acuerdo previo, algo que está prohibido pero que se hace.

En fin, días de bolsa, que precisamente no es un lugar donde se mea agua bendita.

El Dow Jones se encontraba en 12.323 al cerrar el Ibex en subasta, débil como es lógico en esta etpa si es que estamos en la última onda alcista, pero pudiendo sacudirse el polvo más de una vez hasta encontrar su punto de giro. Hacia allí vamos y pretendo algún día de extasis alcista.

Buen fin de semana y a descansar, que la semana que viene es importante.

Un saludo