Porque las cucharillas parece que sacan lo peor de nosotros mismos! Que si las usamos para comer helado, mousse, flan, tartas…y así como vamos a mantener el tipín? Que no cunda el pánico, antes de que decidáis quitarlas de vuestras cuberterías, dos cosas: comed kiwis o probad lo que os voy a contar hoy.
Me gustaría conocer el proceso en el que a una persona se le ocurre, así sin más, que quiere crear una empresa de zapatos de tacón para gatos (por ejemplo), que otra le diga, oye, pues a lo mejor funciona y  todo termine convirtiéndose en un tema  para una entrada de un prestigioso blog (todo situación hipotética).
Pues bien, tengo un mensaje para la primera persona a la que se le ocurrió poner un sitio de yogurt helado en vez de una heladería….GRACIAS. Porque sí, porque cualquier cosa que nos saque de la rutina es bien agradecida y porque popondría que a todas las cosas de este mundo se le pudieran poner toppings.


Ö My Good

El sitio, con juego de palabras en el nombre incluido, lleva abierto solamente desde septiembre. Local pequeñito, muy moderno y con sitios para tomarnos un yogurt helado con nuestros amigos (las escaleras del MET pillan pelín lejos). He explicado la importancia de la cucharilla en el asunto, pero y los remordimientos? tiene que engordar de solo mirarlo…Pues no! Porque el yogurt es natural desnatado y muchos de los toppings que le podéis añadir son fruta. Así que sí, podéis sustituir los Mcflurrys por cosas sanas sin que os de la sensación de que en vez de comer rumiáis con tanta cosa verde que nos metemos en épocas de “vida sana”.



¿Dónde está?
C/Sagasta 32
(Al lado de la rotonda de Alonso Martínez)


Con el cartel de Open…
Aún no he encontrado horarios


Yo me pedí, me pido y me pediré…
Nosotras nos pedimos la tarrina pequeña (da de sobra para llenar) y de toppings mininubes y cheerios y fresas y gotas de chocolate blanco, pero hay un montón: piña, mango, kiwi, special K, minioreos, chips ahoy, sémola….Merece la pena pedir más de uno, por probar.
También tienen una vitrinita con muffin, croissants y bollería por si os apetece.


¿Cómo se quedan nuestros bolsillos?
Tarrina pequeña con 2 toppings, 3’70 euros. Entre 3 y 6 euros el total, según el que elijáis.

En fin, que poquito queda para las vacaciones de Semana Santa y que poquitas ganas voy a tener yo de volver a la capital… es que es muy duro, te acostumbras a otro ritmo, a otra sensación de vivir y luego llegas aquí y venga empujones, venga correr, venga dormir poco. Si no me encantara está ciudad, la verdad, no sé que haría….

PD: Si alguien me apoya económicamente con el proyecto de los gatos que me escriba un email, recortesdemadrid@gmail.com