UNIVERSIDAD DE GRANADA

Este artículo ha sido publicado en la Journal of Psychopharmacology por de la Universidad de Granada y del Institut Municipal d’Investigació Mèdica de Barcelona

Científicos de la Universidad de Granada han descubierto por primera vez los mecanismos neuropsicológicos y genéticos culpables de que los consumidores habituales de presenten deterioros en la fluidez verbal. En concreto, su investigación ha revelado que las dificultades de producción verbal de estos individuos vienen asociadas al funcionamiento neuropsicológico de los circuitos fronto-temporales (encargados de la recuperación de información semántica) y fronto-estriados (relacionados con la flexibilidad atencional), modulados por los genotipos de la enzima COMT (implicada en la metabolización del y en la catabolización de la dopamina en la corteza prefrontal) y el transportador de serotonina (neurotransmisores que se encuentran en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de animo).

Este estudio ha analizado por primera vez si los problemas de fluidez verbal de los consumidores de éxtasis están asociados con dificultades en la categorización de información (la habilidad para producir ejemplares dentro de una determinada categoría) o en la flexibilidad en la producción de categorías (la capacidad para cambiar de categoría una vez que los ejemplares de la categoría anterior se agotan).

Pruebas de fluidez fonológica y semántica

Los científicos trabajaron con un grupo de 30 policonsumidores de éxtasis y un grupo de 41 participantes no consumidores de drogas. Ambos fueron evaluados con pruebas de fluidez fonológica y semántica y genotipados para la COMT y el transportador de serotonina.

Los resultados mostraron que los consumidores de éxtasis presentaban deterioros significativos del rendimiento en fluidez semántica, que estaban principalmente asociados con alteraciones en la categorización de información. La capacidad de categorización también estaba modulada por el genotipo de la COMT independientemente de la contribución del grupo.

Asimismo, se detectó un efecto del genotipo del transportador de serotonina, de modo que los consumidores de éxtasis portadores del genotipo s/s presentaban una menor capacidad de flexibilidad que los portadores de genotipos l/s y l/l.

Este artículo ha sido publicado recientemente en la revista Journal of Psychopharmacology por los profesores Antonio Verdejo García (Universidad de Granada) y Ana B Fagundo, Elisabet Cuyàs, Magí Farré y Rafael de la Torre (Institut Municipal d’Investigació Mèdica de Barcelona).