Las instituciones europeas se han subido al carro de las redes sociales y algunas lo aprovechan al máximo como es el caso del Parlamento Europeo.

Al Consejo le ha costado un poquito más, pero ahora ya tiene su página en Facebook, aunque ya se le podía seguir en Twitter desde hace tiempo. Teniendo en cuenta que quizás sea la institución más desconocida para los ciudadanos y que se le acusa de falta de transparencia en cuanto a la forma en que toman sus decisiones, esta iniciativa resulta enriquecedora para los europeos en general.

Por lo que, ¡Ciudadanos, aprovechad y realizar comentarios al Consejo!, porque nunca habían estado “tan cerca”.