Garmendia asiste hoy en Cabo Cañaveral al último lanzamiento del Endeavour

El mayor proyecto de investigación con rayos cósmicos en la historia de la ciencia cuenta con tecnología española

El Espectrómetro Magnético Alpha (AMS-02) partirá hoy desde Florida (EEUU), si las condiciones meteorológicas lo permiten, a bordo del transbordador Endeavour (21:47, hora peninsular)

La participación española ha estado coordinada por el CIEMAT y ha contado con la participación del Instituto de Astrofísica de Canarias, dos instituciones dependientes del Ministerio de Ciencia e Innovación.

España ha aportado 11,4 millones de euros al proyecto AMS-02, en el que participan 16 países Madrid, 29 de abril de 2011. La ministra de Ciencia e Innovación, , asistirá hoy desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos) al último lanzamiento del transbordador Endeavour, previsto para las 21:47 horas en horario peninsular (15:47 en hora local), si las condiciones meteorológicas lo permiten.

La ministra encabezará una delegación española de la que forma parte el director general del CIEMAT, Cayetano López; el coordinador de la participación española del proyecto AMS y director del Departamento de Investigación Básica del CIEMAT, Manuel Aguilar; el director general del IAC, Francisco Sánchez, y el científico del IAC Ramón García, entre otros.

El vehículo espacial llevará a bordo el Espectrómetro Magnético Alpha (AMS-02), un avanzado instrumento de investigación desarrollado con participación española que se instalará en la  (ISS). El dispositivo permitirá desarrollar el mayor proyecto científico con rayos cósmicos de la historia.

El AMS-02 es además el primer instrumento científico de gran calado desarrollado con participación española que viaja a la ISS. Su principal objetivo será determinar si hay en el Cosmos restos de la antimateria primaria que, de acuerdo con la teoría del Big Bang, debió existir en el Universo primigenio. La misión representa el proyecto científico de mayor envergadura en la búsqueda de antimateria y materia oscura en el Universo.

Este avanzado instrumento medirá la composición y los flujos de rayos cósmicos que, tras viajar a través del Universo durante millones de años, penetran en la atmósfera de la Tierra, con una frecuencia de unas mil partículas por segundo y por metro cuadrado.

La misión proporcionará información muy valiosa sobre las dosis de radiación a las que se expondrían las tripulaciones de futuros viajes espaciales de muy largo recorrido. Asimismo, podría proporcionar evidencia experimental de la existencia de un Universo hecho de antimateria y podría, igualmente, contribuir a establecer la naturaleza de la materia oscura y determinar sus propiedades.

La participación española ha sido coordinada por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), a través del director de su Departamento de Investigación Básica, Manuel Aguilar, y ha contado con la participación de Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), dos instituciones dependientes del Ministerio de Ciencia e Innovación. La contribución de España al proyecto AMS se evalúa económicamente en 11,4 millones de euros, aproximadamente el 4 % del total de los costes materiales de la construcción del instrumento, en el que participan 16 países.

Cooperación científica y tecnológica entre España y EEUU

Garmendia tiene previsto reunirse antes de asistir al lanzamiento con el actual director del Centro Espacial Kennedy, el exastronauta que fue comandante del Endeavour Robert Cavana, completando así una serie de reuniones mantenidas esta semana con distintas personalidades e instituciones científicas estadounidenses con objeto de reforzar la cooperación científica y tecnológica entre España y EE UU.

Garmendia ha visitado esta semana el Oak Ridge National Laboratory (ORNL), uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo en la ciencia de neutrones ubicado en el Estado de Tennessee. Además, visitó varias instalaciones en la ciudad de Gainesville de la Universidad de Florida, que mantiene en la actualidad una estrecha colaboración con centros de investigación españoles en el campo de la astronomía.

Diversos estudios específicos sobre el sector espacial realizados por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) ponen de manifiesto que el sector espacial proporciona un elevado retorno de la inversión institucional en términos de mejora de las capacidades tecnológicas y de incremento de la actividad económica inducida. Por este motivo, un sector espacial fuerte representa un elemento clave en el fomento de la I+D y, como consecuencia, en la mejora de la productividad y la creación de empleo de cualquier país.

Además, los avances en el sector espacial han proporcionado desde hace décadas servicios a la sociedad en áreas como la seguridad ciudadana, la gestión medioambiental o las comunicaciones.

Desde 2004 el sector espacial de España ha protagonizado un fuerte impulso, lo que le ha permitido en 2009 facturar más de 600 millones de euros, con un volumen de empleo de unas 3.200 personas de alta cualificación. Esto sitúa a España como el quinto país europeo por volumen de inversión pública y tamaño de su sector industrial.

La industria española lidera destacados proyectos internacionales como AMERHIS, nuevo concepto avanzado de carga útil para telecomunicaciones, que se lanzó al espacio en 2004, y SMOS, que fue lanzado en 2009 con el objetivo de proporcionar mapas globales de humedad del suelo y salinidad de los océanos, parámetros clave para estudios climáticos. Además, en la actualidad, científicos españoles participan, en mayor o menor medida, en todas las misiones científicas de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La tecnología espacial española también viajará a Marte en 2011

Este nuevo avance en las capacidades tecnológicas del sector espacial español que se materializará hoy en Cabo Cañaveral se suma al acuerdo firmado recientemente entre el INTA, el CDTI y la NASA para el desarrollo de la misión a Marte Mars Science Laboratory, cuyo lanzamiento está previsto para el último trimestre de este año, también desde Florida. Esta misión permitirá que tecnología española llegue por vez primera a otro planeta.