Hot-tubbing y el arbitraje

Hot-tubbing y el

Si hace poco hablamos de The Third Party Funding o Litigation Funding, hoy es el turno del hot-tubbing. El hot-tubbing (“jacuzzi”) es una figura de arbitraje muy poco conocida en nuestro país. Sin embargo, en la vecina ha comenzado a ganar en popularidad, por lo que es probable que pronto comience a mencionarse con mayor frecuencia.

El hot-tubbing (cuyo nombre oficial es “concurrent evidence“, es decir, “pruebas concurrentes” o “pruebas simultáneas”) tiene su origen en y se usa de manera habitual en arbitrajes internacionales desde hace diez años.

¿En qué consiste?

El hot-tubbing implica reunir a los expertos que intervienen en un procedimiento para que puedan ser entrevistados al mismo tiempo tanto por el/los árbitro(s), como por los de las partes. Se podría decir que los especialistas desempeñan un papel más activo en el arbitraje frente a otros mecanismos.

Como todas las ideas, el hot-tubbing tiene defensores y detractores. Los primeros sostienen que contribuye a recortar gastos y tiempo. Los segundos en cambio temen que, en aras de una mejora económica, se degrade la calidad de la justicia. Hay quien también señala que abogados y otros podría resistirse a cambiar al hot-tubbing, porque les restaría importancia frente al árbitro.

Lo que es innegable es que ha ganado adeptos con el paso del tiempo y ha recibido el apoyo de la Technology and Construction Court (TCC); una parte del Queen’s Bench Division que es, a su vez, una divisón del Tribunal Superior de Inglaterra y Gales y del Tribunal Superior de Irlanda del Norte. Algunos expertos señalan que se llevarán a cabo pruebas piloto “oficiales” de hot-tubbing en el TCC de Manchester. Durarían entre cuatro y seis semanas según las guías de la institución.

Las mismas guías afirman que el hot-tubbing es más útil cuando hay un gran número de asuntos que tratar, porque la Corte percibe las pruebas de cada uno al mismo tiempo, en lugar de tenerlas divididas y sin posibilidad de tener acceso a la opinión de los especialistas en el momento. Se dice que a menudo permite observar con mayor claridad los motivos de acuerdo y desacuerdo.

Fuente: Forths Forensic Accountants y elaboración propia