UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

La tesis realizada por el Francisco Javier Jaraíz Cabanillas estudia la repercusión de los cambios demográficos, económicos e infraestructurales sobre las coberturas y usos del suelo de Extremadura, Alentejo y Región Centro

Las variaciones en las estructuras demográficas y en la actividad económica han provocado rápidos cambios territoriales en la Raya Central Ibérica. Los nuevos escenarios surgen sobre todo a raíz de la concentración de la población en las ciudades y el abandono del medio rural que busca mejores infraestructuras, servicios y equipamientos en núcleos urbanos con mayor dinamismo económico. Esta ha sido la principal línea de investigación que ha desarrollado Francisco Javier Jaraíz Cabanillas en su tesis doctoral, dirigida por los profesores de la Universidad de Extremadura Julián Mora Aliseda y José Antonio Gutiérrez Gallego.

El estudio incide además en la repercusión que estos cambios han originado en los usos del suelo: abandono de la agricultura en terrenos de baja productividad, nuevos cultivos de regadío, aumento de zonas forestales, incremento de la masa de agua, riesgos de incendios, etc.

Efectos negativos y positivos

La despoblación y el envejecimiento suscitan alteraciones en el suelo, sobre todo en las superficies más deprimidas, con el aumento de los y un mayor índice de erosión. Estas transformaciones se relacionan sobre todo con los espacios artificiales emergentes: tejido urbano discontinuo, zonas de extracción minera, vertederos, edificaciones o redes viarias. En definitiva, provocan efectos negativos en la biodiversidad por la fragmentación de hábitats y la eliminación de los corredores naturales.

No obstante, otras modificaciones en las coberturas y los usos del suelo producen una alteración positiva de la biodiversidad. La construcción de embalses, la ampliación de las superficies de regadío y de los sistemas agroforestales han favorecido que la biodiversidad del área de estudio se multiplique. “Tal es así que, estos espacios, nuevos humedales artificiales y dehesas o montados, aglutinan la mayoría de las especies protegidas y tienen gran parte de su territorio bajo alguna figura de protección” explica Francisco Javier Jaraíz Cabanillas.

En cuanto a las modificaciones en la calidad de vida, el estudio avala que los cambios en las coberturas y uso han servido para mejorarla. “La accesibilidad lograda con las nuevas vías, el avance que supone para el abastecimiento de agua la construcción de embalses o la prosperidad económica y el dinamismo demográfico unido a los nuevos cultivos de regadío, son sin duda algunos de los ejemplos que llevan a probar el beneficio de los cambios en la calidad de vida” apunta el investigador.

Estrategias de futuro

El modelo estadístico empleado en la elaboración de la tesis ayuda a planificar y crear las estrategias territoriales del futuro. “No hay duda que conocer las causas de las transformaciones que tienen lugar en una determinada zona son esenciales para planificar y crear las próximas estrategias territoriales” subraya Jaraíz Cabanillas.

Diagnosticar los problemas que padecen las tres regiones transfronterizas implicadas en la investigación, Extremadura, Alentejo y Región Centro, aportarán el conocimiento suficiente sobre las debilidades del entorno para aplicar una correcta política social, económica y ambiental.

Para el estudio se han empleado técnicas de análisis de datos como las basadas en redes neuronales o imágenes por satélite que han generado una cartografía temática con los resultados.