UNIVERSIDAD DE ALICANTE

El rorcual aliblanco, la especie de ballena más cazada, es muy rara de ver viva en el Mediterráneo. La casualidad ha hecho que un grupo de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Alicante haya avistado un ejemplar frente a Cabo Tiñoso, una zona del litoral de Murcia que va a ser declarada reserva marina tras un informe científico elaborado por la UA.

“El aliblanco es el rorcual de menor tamaño y la segunda especie de ballena más pequeña, y también la más cazada -explica Rosa Canales, alumna de doctorado de la UA que prepara su tesis sobre cetáceos en el departamento de Ciencias del Mar-. Es abundante en el hemisferio norte pero rara en el Mediterráneo y no hay constancia de que se haya visto un ejemplar vivo tan al norte de este mar”.

El encuentro con el animal se produjo hace unos días, durante la travesía que un grupo de la Facultad de Ciencias, incluidos miembros de su equipo decanal, estaba realizando en aguas de Murcia frecuentadas por delfines y ballenas, a bordo de una goleta de dos palos de Cetáceos y Navegación, una empresa especializada en avistamientos de estos animales.

Rosa Canales, que conducía al grupo, indica que el rorcual aliblanco es fácil de identificar por sus manchas blancas en las aletas pectorales. Se le conoce también como ballena enana o de minke y su nombre científico es “balaenoptera acutorostrata”. Mide menos de 10 metros y pesa como máximo 10 toneladas. El ejemplar visto medía unos 7 metros. “Es una especie común en el hemisferio norte (en el austral habita una especie muy similar, pero distinta), pero rara en el Mediterráneo, al que llega a través del Estrecho. Aunque de vez en cuando el mar arroja ejemplares muertos, es excepcional verlos vivos. Y que sepamos no hay ningún registro de un avistamiento tan septentrional”, indica. Al considerársele una especie poco amenazada se autorizan sus capturas, en teoría para para propósitos científicos, lo que la convierte en la ballena más cazada.

El animal se alcanzó a ver frente a la costa de Cabo Tiñoso, entre Mazarrón y Cartagena. En esta zona un informe científico de la Universidad de Alicante, dirigido por la profesora Francisca Giménez Casalduero, permitirá establecer un reserva marina. Entre otras riquezas ecológicas y de biodiversidad, próxima a esta área se encuentra una de las zonas más importante del Mediterráneo español para refugio en la migración de determinados cetáceos, tales como calderones o cachalotes y algunas especies de delfines. Esto se debe en parte a la existencia de una zona de fondo marino de características geológicas especiales, denominadas “cañones submarinos”, a uno o dos kilómetros mar adentro y una extensión total de alrededor de unas 3.000 hectáreas.

En la imagen, momentos del encuentro con el cetáceo fotografiados por Rosa Canales.