El verano pasado decidí sumergirme en la cultura francesa y tirarme un mesecito entero en París, sólo para aprender idiomas claro está. Pero como soy una chica precavida donde las haya me dije, voy a ir acostumbrándome a la gastronomía de allí, no vaya a ser que tenga algún problema. Por lo tanto, decidí buscarme un saloncito de estilo francés para ir entrenándome poco a poco, (esto es como la media maratón, si no estás en forma es tu fin), y nada, a base de sacrificios estuve venga a comer y a comer y a merendar y a merendar…lo que hay que hacer para estar a la altura de las circunstancias. Aquí lo tenéis,

Vailima

Salón de té francés, muy pequeñito, muy coqueto y con la capacidad de que te apetezca volver a casa a por tuppers y llevarte toodos los dulces del tirón.
Es que además son un poquito crueles, porque te los ponen  todos en vitrinitas en un mueble colocaditos así muy monos y suculentos y la gente débil de espíritu (véase mi caso) cae y se pide una montaña de cosas y luego… pasa lo que pasa.
Además, una parte del local es tienda y os podéis comprar tés, tazas de té, platitos para las tazas de té, azucarillos para meter dentro de las tazas de té y una amplia selección de chorizos (vale, lo último era broma).

A vuestra disposición de lunes a sábado de 10 a 14h y de 16.30h a 20.30h

¿Dónde está?
C/ General Pardiñas 54
Metro Lista y 5 minutitos dando un agradable paseo
Tel. 913 090 955

Con el cartel de Open…
De lunes a sábado de 9.30 a 14h y 16:30 a 20:30h

Para cotillear en internet…
http://www.vailima.es/

Yo me pedí, me pido y me pediré…
Nosotras, con la cosa de probar para luego comentarlo en el blog (que no fue porque nos apeteciera ni nada) nos pedimos un muffin de arándanos, una tarta de chocolate, o mejor, LA tarta de chocolate, porque mira que a mi me suelen empalagar pero tenia una textura tan ligera, que se deshacía rápidamente en la boca…vamos, que estaba increíble, y un macaron (dulce típico de Francia) de frambuesa. Ojo! En la carta sólo pone cosas como: “tarta, muffin, brioche..” y luego el camarero te dice las variedades de cada cosa.
Además tienen una gran variedad de tés, tanto calientes como fríos. Nos pedimos el Carpe Diem, y estaba rico rico!

¿Cómo se quedan nuestros bolsillos?
Unos 2 euros el té y otros 2 tarta o pastel, así que unos 5 ó 6 euros la merienda!

He de confesar que después de mi estancia en la capital francesa he vuelto a ir a este sitio, sólo para refrescar el idioma claro está, no porque tengan LA tarta de chocolate… qué va…