UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El de la UC intervino en una mesa redonda en el Instituto de Ingeniería de España

, rector de al Universidad de Cantabria y presidente de la , intervino ayer tarde en Madrid en las actividades organizadas por la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, en colaboración con el colegio profesional de este colectivo.

Se trata de un ciclo de mesas redondas sobre retos y oportunidades de la ingeniería civil española que desde finales de febrero y cada último jueves de mes, tienen lugar en el salón de actos del Instituto de la Ingeniería de España.

Gutiérrez-Solana intervino en la mesa redonda sobre el proceso de reforma universitaria y su desarrollo en las Escuelas de Ingeniería Civil La mesa estuvo moderada por Vicent Esteban, vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Ingenieros de Caminos y junto al rector de la UC intervinieron Benjamín Suárez, director del Departamento de Resistencia de Materiales de la Universidad Politécnica de Cataluña; Cesar Lanza, director de Red INTIC; Jose Antonio Revilla, Catedrático del Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria y Miguel Aguiló, presidente de la Fundación Miguel Aguiló.

En su intervención Gutiérrez-Solana señaló la respuesta de la Universidad española ante el cambio de Bolonia. Puntualizó los retos de la Universidad ante la demandas de la sociedad; las misiones de la universidad vistas desde la situación actual; los nuevos procesos formativos marcados por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), o los compromisos de Lovaina y Viena-Budapest, señalando finalmente que ” acabamos de abrir la puerta y entrar en el Espacio Europeo de Educación Superior, que representa una gran oportunidad por sus grados más eficientes y acordes a la demanda; másteres más atractivos y profesionalizantes y doctorados de mayor calidad y penetración en el tejido empresarial”

El objetivo de este ciclo de mesas redondas es reflexionar y discutir sobre el panorama actual y futuro de la profesión, desde diferentes enfoques y sectores que constituyen la médula de la profesión: la creciente demanda del ámbito internacional, la necesidad de mejorar las bases del conocimiento y la formación, la demanda de una ingeniería más innovadora y sostenible o la necesidad de majorar la imagen profesional haciendo una ingeniería más humana y enmarcada en el conjunto de la sociedad.