Hoy en vez de restaurante, toca comentar una pastelería, porque algo tendremos que hacer a las 6 de la tarde ¿no? Hace poco fui a una por la zona de Malasaña y quedé encantada. Se llama “Happy Days I love Hot Dogs” y merece la pena pasar por allí.

Fue de los primeros sitios de los que escribí en mi época de “nueva blogger” o mejor dicho, “nueva, inculta y torpe blogger”, porque una cosa era no saber manejar un blog, y otra muy distinta vivir con la constante incertidumbre de creer que lo estas haciendo absolutamente todo mal.

Una de las cosas de esta entrada que más inquietud me causaron, sin duda, el nombre del sitio. A ver, pone Happy Day I Love Hot Dogs, porque van juntos pero separados, uno es una pastelería en toda regla y lo otro un sitio para vender perritos calientes, lo que pasa es que es de los mismos y lo que pasa es que nunca me he decidido a separarle el nombre. En honor a un año sin darme cuenta de que no pegaba el nombre que le había puesto…aquí lo tenéis,

Happy Day I Love Hot Dogs

Es un sitio muy pequeñito (solo hay una mesita con dos sillas si queremos comer allí), es que después de Trenque Lauquen, he visto el tirón de las cosas de tamaño reducido y me he acordado de este sitio. Lo normal es pedir las cosas para llevar y comerlo dando un paseo. La decoración está muy cuidada, como  si fuera una antigua pastelería americana.
¿Dónde está?

C/Espíritu Santo 11
Metro Tribunal

Cartel de Open…
De lunes a domingo de 9.00 a 0.00h

Para cotillear en internet…
http://www.happydaybakery.es/

Yo me pedí, me pido y me pediré…
Uno de sus batidos caseros, una porción de tarta de dulce de leche o de queso (es blanca por fuera y roja por dentro, curioso), un brownie y el cupcake que más os llame la atención, ya que hay con todo tipo de decoraciones y sabores.

¿Cómo se quedan nuestros bolsillos?
Cada cosa cuesta entre 2 y 3 euros, así que una merienda más que generosa por unos 6 o 7 euros más o menos.
Realmente ahora también me doy cuenta de cómo ha ido evolucionando la cosa, antes sólo hablaba del sitio en sí, pero ahora a la más mínima ocasión aprovecho para contaros mi vida. Serán manías de vieja.
A todos vosotros, lectores de Actualidad Universitaria, no seáis tímidos, que mira que es fácil hacerme feliz con un comentario…aunque sólo sea para insultar, o aunque queráis que os diga la previsión meteorológica, lo que sea!