UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

La propuesta, ya patentada y lista para su utilización industrial, mejora la eficacia y reduce el tamaño de los enlaces de microondas

Un equipo del Grupo de Radiofrecuencia y Microondas de la Universidad de Cantabria ha presentado una tecnología innovadora para el transporte de energía electromagnética de alta frecuencia hacia las antenas radar y de por satélite. La revista científica de mayor impacto internacional en el área de la tecnología de microondas, “IEEE Transactions on Microwave Theory and Techniques”, ha publicado el trabajo con el cual los , Juan Luis Cano y Karen Cepero, del Departamento de Ingeniería de Comunicaciones, detallan su propuesta para el diseño de transductores. El artículo se titula “On the Octave Bandwidth Properties of Octagonal-Shaped Waveguide Mode Transformers”.

La incesante presión que ejercen las nuevas aplicaciones tecnológicas sobre los sistemas de comunicación hace que estos se vean desbordados en capacidad y se conviertan en obsoletos en muy pocos años. “Surge pues la necesidad apremiante de aumentar el ancho de banda útil y al tiempo de disminuir de forma drástica el tamaño de los alimentadores de las antenas”, explica Mediavilla, catedrático de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la UC. “Esta urgencia es más que evidente en los sistemas de vuelo de los (“” o ) o en aquellas instalaciones, como el (Laboratorio Europeo de Física de Partículas), que necesitan inyectar grandes cantidades de energía electromagnética en un físico reducido”.

El trabajo de la UC, realizado en colaboración con el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría de la Habana (ISPJAE), presenta una aproximación novedosa y de aplicación industrial inmediata, al viejo problema de la transición entre guías de onda de geometría variable. Esta arquitectura extiende de forma eficiente el ancho de banda de utilización con un tamaño axial extraordinariamente reducido. Así, la tecnología propuesta “va a permitir diseñar enlaces de microondas altamente eficientes para aquellas aplicaciones donde el volumen o el peso del sistema electrónico es un factor crítico: la aviónica, el espacio, los enlaces navales, etc.”, apunta el investigador.

Previamente a su publicación, el sistema propuesto ha sido patentado a través de la Oficina de Valorización de la Universidad de Cantabria. Varias empresas, incluyendo el Navy Research Laboratory, se han interesado por la patente, que está en fase de negociación.