UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Se ha iniciado en Vitoria-Gasteiz el II Congreso Español de Sociología de la Alimentación

El II Congreso Español de Sociología de la Alimentación que ha comenzado hoy en la Facultad de Farmacia de la UPV/EHU en Vitoria-Gasteiz reúne a más de cincuenta expertos venidos de diferentes puntos de la geografía española con el fin de discutir y difundir las investigaciones más significativas que se están desarrollando en el estado sobre el modo en el que nos alimentamos. Además de las personas asistentes en el ámbito nacional, también se han acercado al congreso otros asistentes de procedencia tan diversa como México, Brasil o Bélgica. El congreso está estructurado en cuatro áreas temáticas principales alrededor de las cuales se presentarán, en forma de ponencia, treinta investigaciones que se han llevado a cabo en el Estado.

¿Somos un reflejo de lo que comemos? A este interrogante y otros muchos relacionados con la nutrición se intenta responder durante las dos jornadas que dura este congreso nacional de carácter bienal. Alimentarnos es un habito que repetimos casi de forma mecánica varias veces al día, y que, sin embargo, tiene una importancia vital en nuestra salud y estado de ánimo. Además, en alimentación es uno de los gastos que una familia puede reducir en época de crisis, y hay que asegurarse que esa restricción presupuestaria no vaya acompañada de una reducción de la calidad de los alimentos que ingerimos.

Durante los dos días que dura el congreso se presentarán todas estas realidades en el que también estarán presentes el contraste las dieta hipocalórica que se pueden encontrar en Burkina Faso con las dietas hipocalóricas de personas cuya comida favorita son las hamburguesas o de estudiantes en épocas de exámenes cuya dieta principal es el consumo de alimentos en máquinas de vending cercanas a una biblioteca. También es diferente la realidad alimenticia de los deportistas a las que se le suelen añadir suplementos alimentarios y que suelen incluir exigencias de peso.

En la alimentación son también importantes los hábitos de consumo de los ciudadanos o las políticas puestas en marcha por las instituciones. Así, un consumidor preocupado por su salud tenderá a conocer los alimentos que consume fijándose en la información incluida en sus etiquetas o una institución inquietada por garantizar la calidad higiénico-sanitaria de los menores en edad de escolarización regulará adecuadamente los comedores escolares e implementará políticas para que se conviertan en un espacio de aprendizaje alimentario.

También se atenderá a la diferenciación social a partir de la comida (vegetarianismos, comida étnica, Slow Food…) así como a las desigualdades en la alimentación, que muchas veces implica que diferentes sociedades se especialicen en la producción de ciertos alimentos y que las alimentos se intercambien en los grandes mercados alimentarios. Este comportamiento produce en muchas ocasiones exceso de existencias alimenticias en países ricos que acabaran acabarán desaprovechándose y escasez de alimentos en las zonas más deprimidas del planeta.

En el congreso también se abordarán los aspectos que pueden hacer que la alimentación sea más sostenible. Así, se hablará de modelos que están creciendo con fuerza en los últimos tiempos como la agroecología, mercados de agricultores, cestas de verduras que potencian una cultura diferente en relación a la alimentación. En este modelo el consumidor no compra en el supermercado basándose en fidelidad a la marca o en función del precio, sino que el consumidor compra directamente en origen al agricultor. De esta manera, el consumidor tiene la confianza de que conoce y trata personalmente a la persona que produce los alimentos que compra.

En la actualidad, ejemplos cómo estos se están multiplicando en nuestras ciudades y por ejemplo en Vitoria-Gasteiz ya hay seis productores que entregan directamente sus productos a los domicilios particulares de 120 consumidores. Iniciativas como esta, además de mejorar la confianza de los consumidores en la alimentación que reciben, contribuyen a mejorar la situación de los productores y finalmente generan beneficios en las economías locales.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades del País Vasco

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed