Y si ya en vez de madrugar lo que haces es escribir tres días antes del momento en cuestión, más que ayudarme me debería de montar un pisito (no?). Eso es, tres días de adelanto para un plan que sabéis bien que me encanta, lo que pasa es que siempre me acuerdo de escribir los domingos por la noche y eso ya como que no, que de una semana para otra se os olvida, la liamos y un día nos llevamos un disgusto.

Los listillos estaréis pensando, “va a hablar de un brunch, va a hablar de un brunch”, pues sí, es lo que toca en un día tan fresquito como el que hace hoy (recuerdo a la audiencia que estoy en Córdoba), que alegría, (sigue siendo irónico).

A los tontillos, repito lo de todas las entradas de este tipo, la palabra brunch tiene su origen etimológico en juntar las palabras breakfast+lunch, en plan decirlo rápido y saltarse sílabas, lo que es el acento andaluz de toda la vida que ahora resulta que es lo más “cool”, y consiste en desayunar y almorzar a la vez, y ya está. Pero como aquí a cada cual le gustan más las chuminadas que al otro…pues se ha hecho famoso, se ha puesto de moda y nos morimos de ganas por hacerlo cada domingo. (Ah, sólo se toma en fin de semana, los domingos y si apuras mucho mucho he llegado a ver sitios donde lo servían en sábado).

Allá va,


Café Oliver

Restaurante/café con aires de antigüedad bohemios, fue creado en 1966 por Adolfo Marsillach y se trataba de un lugar muy frecuentado por artistas, músicos y escritores. (Esta frase me ha quedado profunda y seria, estamos madurando…o es el calor). La verdad es que el sitio tiene encanto. Restaurante durante la semana, con precios quizás un poco elevados para nuestras costumbres y hábitos pero famoso por su brunch de los domingos, a precio bastante razonable.


¿Dónde está?

C/Almirante 12

Metro Chueca

Telf. 915 217 379


(No os la juguéis, no viváis la vida al límite…hacedme el favor de reservar antes de ir, sobre todo si es para el brunch… que nos conocemos)


Con el cartel de Open…

  • Comidas: de 13: 30h a 16:30h
  • Cenas entre semana: de 21:00h a 00:00h
  • Cenas Viernes y Sábados: de 21:00h a 01:00h
  • Brunch, desde 11:30 hasta las 16:00

Para cotillear en internet…

En la página web www.cafeoliver.es podéis encontrar fotos, la carta e incluso reservar online. No está mal, aunque hay algunas cosas que sí que podrían actualizar. (Me he metido en lo de Brunch en Agosto!! y resulta que se referían a Agosto de 2009… no veas que desilusión más tonta me he llevado).


Yo me pedí, me pido y me pediré…

Como he dicho, yo sólo fui a brunchear (no digáis esta palabra delante de gente que quedáis muy malamente, se dice “hacer brunch”). El esquema de comida es el mismo, aunque lo bueno de este sitio es que puedes elegir DOS platos principales. La carta del brunch la podéis ver pinchando aquí, nosotros nos tomamos zumo de melón, un café con leche, una napolitana (si no recuerdo mal te daban a elegir entre napolitana y croissant) y luego de primer plato huevos benedictinos y después ensalada César, aunque tenéis para elegir más cosas (mirad la carta que os he puesto, no seáis vagos…).

Si queréis ver la carta normal, la tenéis aquí, de esta ya no tengo referencia, pero pinta bastante bien.


¿Cómo se quedan nuestros bolsillos?

El brunch cuesta 25 euros por persona, dentro de los brunch baratos es un poco carillo, pero a mi me gustó bastante. (Luego también os podéis ir al Ritz a hacerlo por 70 euros creo, ahí es que en vez de mantequilla te dan oro en crema).

Comer normal creo que saldrá por 25-30 euros, todo aproximación teórica. Sin duda yo apostaría sobre todo por el brunch.


Poco más que deciros, sigo con calor y con ganas de playa (pronto volveré). Además, ando con Recortes un poco olvidadillo porque, como llevo diciendo ya un par de siglos, estoy empezando con otro blog, en cuanto publique algo os diré la dirección, la página está hecha pero aún es secreta. Supongo que os gustará, y tranquilos, no es Recortes de Córdoba o Recortes de Bruselas, recordad que Recortes sólo hay uno.


Pasadlo bien estas vacaciones! Y si estáis en Madrid… a salir a comer y a cenar! Que será por falta de sitios…