UNIVERSITAT JAUME I

El profesor del Departamento de Historia, Geografía y Arte de la Universitat Jaume I Juan Chiva ha destacado la espectacularidad y grandiosidad de las celebraciones festivas desde el Renacimiento hasta el Barroco, especialmente en esta última época “en la que existe un gusto especial por la sorpresa, lo maravilloso…”. Así lo ha indicado durante la conferencia “Diversiones para el príncipe. Bailes, fiestas y mascaradas en las cortes europeas modernas” que ha ofrecido hoy miércoles 13 de julio de 2011 en el curso de verano de la UJI “El príncipe, la corte y las artes”.

Chiva ha realizado un recorrido por los diferentes tipos de festejos, comenzando por los juegos y coreografías ecuestres derivadas de la tradición de las justas y torneos medievales. Plazas y jardines de palacio acogían este y otros eventos, en función de que tuvieran un carácter público para el pueblo o bien privado y por tanto reservado únicamente a los miembros de la corte. El profesor también ha abordado los desfiles y mascaradas en los que no faltaban las espectaculares carrozas con motivos alegóricos tiradas por animales exóticos o caballos disfrazados de seres mitológicos. Los paseos y recepciones por los jardines y las salas de palacio era otro elemento fundamental de diversión. Asimismo, ha resaltado el papel del teatro cortesano como celebración que tuvo su punto álgido con la ópera durante el Barroco.

Banquetes, bailes y veladas solían cerrar las jornadas festivas siempre rodeadas de artificio tanto en los platos como en la indumentaria, según ha resaltado Chiva. “Y la apoteosis final llegaba con un espectáculo grandioso de fuegos artificiales”, ha añadido el profesor, que ha ejemplificado cada una de estas celebraciones con imágenes de los grabados de la época. No obstante, ha matizado que “los grabados son descripciones oficiales y, al igual que los documentos escritos, suelen exagerar la espectacularidad de las fiestas, por lo que no hemos de creernos todo lo que representan”.