UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El profesor de la Escuela de Hostelería Gambrinus Javier Soriano ha asegurado que la es la reina del aperitivo y la acompañante ideal de la tapa

El experto en cerveza Javier Soriano, profesor de sala de la Escuela de Hostelería Gambrinus, ha afirmado hoy que la cerveza “es digna de acompañar en mesa con todos los honores y puede protagonizar un papel muy importante en la alta cocina, ocupando perfectamente el lugar del vino en los restaurantes”. Por ello, asegura que la cerveza no puede quedar relegada sólo a las tapas y a la barra del mediodía, puesto que existen más variedades de cervezas que de vino.

Según ha asegurado, la cerveza es la reina del aperitivo, la acompañante ideal de la tapa, por lo que pensar en tapas y no en cerveza carece de sentido. El profesor ha realizado estas declaraciones durante el transcurso del seminario “Tapas. Algo más que comida”, que organiza el Centro Olavide en Carmona. En dicho curso, ha impartido la conferencia ‘Cerveza y tapas. La alianza perfecta’.

A su entender, diferentes tipos de cervezas pueden maridar perfectamente con sabores como los agridulces, ahumados, amargos, chocolateados, picantes, ácidos y, en el caso de alimentos grasos, contribuye a difuminar las grasas existentes en la boca para poder dejar lugar a un segundo plato, desatascando las papilas gustativas. Además, puede tomarse con alimentos que no soporta el vino, como los que tienen sabor metálico (conservas), alcachofas o los que poseen en su composición vinagres…

Para tomar cerveza, Javier Soriano ha considerado que un elemento fundamental a tener en cuenta es el tipo copa o vaso sobre la que se vierta, así como la finura del cristal, figura, composición, estilo, forma…

Todos estos conceptos pueden influir en el sabor final de la misma: “Por ello, todos los bares de Sevilla que venden Cruzcampo tienen un tipo vaso personalizado y específico para servir este tipo de cerveza”.

Por otro lado, el experto ha asegurado que España carece de una cultura cervecera adecuada frente a otros países centroeuropeos, que tienen barras de hasta 25 tipos de cervezas: “En Europa, mucha cerveza se sirve a temperatura ambiente, algo que no es posible en nuestro país, primando la cerveza rubia, que se sirve muy fría”.

Para consumir cerveza, el profesor considera que el calor es un elemento de vital importancia, “por ello nosotros la adaptamos aligerando el producto, para que sea más bebible y refrescante. Esto es una necesidad creada fruto de la climatología. Don Lorenzo es nuestro mejor director comercial, cuando el sol aprieta, se dispara la ingesta de cerveza”, finaliza.