UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

El modelo SimMan® es un “paciente virtual” que reacciona a técnicas invasivas como la desfibrilación o la entubación, practicadas por los estudiantes mediante un software controlado por el profesor

Para la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la CEU-UCH, este simulador “permitirá a los estudiantes de Grado y Posgrado en Enfermería adquirir las destrezas necesarias para afrontar con éxito la realización de dichas técnicas en su futuro ejercicio profesional”

Se ha presentado en la Universidad CEU Cardenal Herrera el primer simulador médico para la práctica de técnicas invasivas en pacientes críticos destinado a la formación de estudiantes de Enfermería en la Comunidad Valenciana. El simulador SimMan®, de Laerdal, que incorpora la tecnología más moderna del sector, se ha instalado en la Sala de Simulación Avanzada de la Facultad de Ciencias de la Salud de esta Universidad, para que los estudiantes de Enfermería puedan realizar prácticas de inserción en vías venosas, desfibrilación o intubación, observando las reacciones de este “paciente virtual” gracias al software controlado por el profesor instructor.

En la presentación de este simulador, la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la CEU-UCH, Alicia López Castellano, ha señalado que este simulador “permitirá a los estudiantes de Grado y Posgrado en Enfermería adquirir las destrezas necesarias para afrontar con éxito la realización de dichas técnicas en su futuro ejercicio profesional”. Asimismo, la coordinadora del Grado de Enfermería, Carmen Casal, ha señalado que “los alumnos de Enfermería de los tres centros de la Universidad CEU Cardenal Herrera (Moncada, Elche y Castellón) podrán seguir las clases prácticas en tiempo real gracias a la retransmisión en directo quetambién se ha incorporado en la instalación del modelo SimMan®”.

Salas de práctica y grabación

Para la docencia con este simulador, se han habilitado dos espacios: uno en el que está instalado el simulador médico avanzado, totalmente libre de estímulos externos, y una sala contigua de control, separada por un cristal-espejo. El sistema permite grabar toda la intervención realizada por el estudiante a través de los sensores del maniquí, así como la información que el instructor introduce durante los casos simulados. De esta forma, después de realizar el tratamiento en función del caso clínico propuesto, se puede volver a visualizar la práctica con los alumnos para comentar sus aciertos y errores.