UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado apuesta por favorecer modelos que propicien la convivencia pacífica

El catedrático de Derecho Eclesiástico del Estado Dionisio Llamazares Fernández ha asegurado hoy que estamos abocados a que la sociedad española sea cada vez más plural. Según ha declarado, el pluralismo es el ejercicio de la y sin él es impensable la .

Llamazares ha realizado estas declaraciones durante el transcurso del seminario “La gestión de la convivencia: Los retos del ”, que organiza el y en el que ha impartido la conferencia “Valores comunes para una convivencia multicultural”.

La gestión del pluralismo religioso en España y Europa es uno de los principales retos de cara al futuro. La existencia de distintas costumbres y signos propios de identidad pueden tensar la convivencia y plantear a los gestores públicos retos en su gestión diaria. Y todo ello en un marco de grave crisis económica.

Según el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, debemos aspirar a que las relaciones entre personas singulares diferentes y colectivos con identidades diferenciadas mantengan una convivencia pacífica, superando los problemas derivados de la misma e intentando, en la medida de lo posible, que todo ello suponga un enriquecimiento cultural y social.

La solución que se ha ofrecido para solventar estos problemas a lo largo de la Historia ha sido dispar. A este respecto, Dionisio Llamazares afirma que la , fruto de un pacto por la convivencia, adquiere tres compromisos: respetar y defender los valores propios y comunes; respetar los valores diferenciales, puesto que entre los valores comunes existe el derecho a la diferencia, así como el compromiso de aceptar las reglas en virtud de las cuales se toman decisiones por mayoría, pero sin oprimir a las minorías.

Es un hecho que la sociedad española cada vez es más heterogénea y está cada vez más secularizada. El reto para los próximos años es ver cómo hay que tratar la diversidad religiosa desde la perspectiva de que es un derecho fundamental y situarlo en el ámbito de la libertad.

“Entre los derechos fundamentales recogidos por la Carta Magna destaca el derecho a la libertad de conciencia. La persona es digna de reconocimiento y respeto por una sola razón: es consciente y sabedora de que es libre, por tanto responsable de lo que haga o no. Por ello, tiene capacidad para decidir en libertad”, sostiene el catedrático.

A su entender, una sociedad plural necesita para su correcto funcionamiento un principio de laicidad, dirigido a los poderes públicos, así como un principio de tolerancia, destinado a los ciudadanos. Para Llamazares, “la laicidad implica una separación entre el Estado y las instituciones religiosas, representando la neutralidad, que se garantiza cuando hay división de poderes”. Sin embargo, el profesor defiende que el Estado no puede ser neutral con respecto a los valores comunes, como la libertad, la justicia, la libertad de expresión, reunión… y está obligado a fomentarlos, regulándolos pero no para limitarlos, sino para encauzarlos”.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed