UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En el acto académico han participado los consellers de Educación y Sanidad

El , , ha presidido el acto académico de apertura de curso de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, de la que es Gran Canciller, y ha asegurado que “la Universidad tiene que ser, necesariamente, la casa donde se busque siempre la verdad de la propia persona”.

“La verdad misma siempre está más allá de nuestro alcance, pero podemos buscarla, acercarnos a ella, sabiendo que no la poseemos”, ha precisado el prelado en su intervención durante la apertura del curso, que ha contado con la presencia de los consellers de Educación y Sanidad, y , respectivamente, además de los máximos responsables universitarios.

En su intervención, el prelado ha propuesto, también, unas “bienaventuranzas” como “elemento dinamizador” de la vida universitaria y, entre ellas, ha expresado que los profesores de esta universidad son “bienaventurados”, es decir, “felices”, porque “os habéis dado cuenta de que no sólo la utilidad, lo pragmático, no sólo lo inmediato tiene que ser el criterio principal de la vida”. En este sentido, ha continuado, “bienaventurados vosotros porque sabéis de hondura de corazón y alma, de necesidades vitales para la existencia humana”.

Por su parte, el conseller de Educación, Formación y Empleo, José Císcar, ha destacado que es vital que, en tiempos de crisis económica como el actual, “seamos capaces de dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos más desfavorecidos y podamos garantizarles un acceso a la educación”. A este respecto ha indicado que “una sociedad que no fomenta la educación y formación de sus ciudadanos es una sociedad condenada al estancamiento y al retroceso”.

Según Císcar, “contar con centros educativos como la Universidad Católica de Valencia, es una garantía de que esa formación y capacitación, que deseamos para nuestros ciudadanos, va a ser un hecho”.

El rector de la Universidad Católica de Valencia, José Alfredo Peris, ha recordado durante su intervención las palabras que el papa Benedicto XVI pronunció ante los profesores universitarios, durante su reciente visita a España con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, en la que planteó que “el sentido de la misión de todo profesor universitario católico” es “colaborar en la difusión de la verdad”.

La enseñanza “nunca se limita a una escueta comunicación de contenidos”

Así, el rector ha subrayado que “el Papa nos anima encarecidamente a que no perdamos nunca la sensibilidad e ilusión por la verdad, la roca firme para ejercer verdaderamente nuestra libertada académica”. La enseñanza “nunca se limita a ser una escueta comunicación de contenidos”, sino que consiste en ser “estímulo y fortaleza para la formación de los jóvenes, a los que hemos de comprender y querer, en los que hemos de suscitar la sed de verdad y el afán de superación que poseen en lo profundo”, ha añadido.

De igual forma, en el acto de esta mañana han estado presentes representantes de diversas universidades de la Comunitat Valenciana e instituciones de la Comunitat Valenciana y de la Iglesia, entre otros. Han participado también alumnos y profesores, junto a la dirección del centro, encabezada por su Vice Gran Canciller, José Tomás Raga, y el Rector, José Alfredo Peris. Durante el acto, el Secretario General de la Universidad ha leído la memoria académica del curso 2010-2011. La lección inaugural ha sido pronunciada por el profesor de la Facultad de Enfermería “Ntra. Sra. De los Desamparados” de la Universidad Católica de Valencia, Federico Palomar, con el título “Cambio climático y piel”.

Recuerdo al cardenal García-Gasco

Previamente al acto académico se ha celebrado la Eucaristía que ha presidido el Arzobispo en la capilla del campus de Valencia-Santa Úrsula se ha desarrollado el acto académico. Tanto en la misa como durante el acto académico se ha recordado la figura del Cardenal Agustín García-Gasco, Gran Canciller Honorario y Fundador de la Universidad Católica, que falleció el pasado mes de mayo, así como a otros miembros de la institución que han muerto en el último curso.