UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Impulsor de la Escuela de Caminos de la Ciudad Real, el rector de la UCLM subrayó el “compromiso” profesional y personal del matemático

El profesor Enrique Castillo Ron, uno de los más importantes investigadores de la Ingeniería Civil desde la Matemática Aplicada, fue investido por la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) a lo largo de un acto académico celebrado durante la tarde del pasado viernes en el Paraninfo Luis Arroyo y presidido por el rector, Ernesto Martínez Ataz, quien en su discurso aludió a la contribución del nuevo doctor en la creación y puesta en marcha de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Campus de Ciudad Real.

El nombramiento del doctor Castillo Ron, promovido por la Escuela de Caminos, Canales y Puertos de Ciudad Real, quedó justificado en la laudatio que pronunció el catedrático de Ciencia de Materiales e Ingeniería Metalúrgica y director del citado centro, Gonzalo Ruiz López, en la que ensalzó su formación y labor académica, sus méritos profesionales y científicos, y su preocupación activa por los menos favorecidos.

En su discurso, el profesor Ruiz subrayó la “pasión” de Enrique Castillo por “saber, descubrir, enseñar y difundir lo que sabe” y añadió que es esa pasión la que aplicó con su trabajo en la Escuela de Caminos desde el primer día, colaborando con sus grupos de investigación, impulsándolos a adoptar una mejor y más intensa metodología de trabajo, profundizando en los fundamentos matemáticos y difundiendo los resultados en las mejores revistas. Motivos, todos ellos, que han llevado a la Escuela de Caminos a solicitar esta distinción.

El rector, por su parte, puso el acento en el “compromiso” que el profesor Enrique Castillo adquirió con la Universidad de Castilla-La Mancha para implantar en ella la Escuela de Caminos, Canales y Puertos, un proyecto que nacía con el objetivo de formar a ingenieros de caminos y dinamizar el desarrollo de la Ingeniería Civil en Castilla-La Mancha y con el que el nuevo honoris se volcó personalmente. En este punto, el rector señaló que si el profesor José María Ureña, primer director de la Escuela de Caminos, fue el “cuerpo y alma” del proyecto; Enrique Castillo fue “su espíritu, exigente y riguroso”, por lo que no tuvo sino palabras de agradecimiento para él.

En su intervención, Martínez Ataz aseguró que el profesor Castillo supo “convencer” con sus ideas cómo tenía que ser el nuevo centro y su estilo docente. Por ello, añadió, se ganó la admiración de todos y llegó a ser “un aglutinador en la Escuela, un padre, un mentor científico, un amigo y un entusiasta impulsor de la fe en la ciencia, en el trabajo, en la entrega y en el compromiso personal con los otros y con el género humano”.

En el terreno personal, el rector calificó a Enrique Castillo como un “hombre honrado, que hace de la solidaridad y el espíritu de sacrifico el eje de su vida; obsesionado con la búsqueda de la verdad y un maestro de los pies a la cabeza”; mientras que en el profesional se refirió a él como un gran científico que “probablemente cuenta con el currículum vitae más excelente de las personas que están o han colaborado con esta Universidad”. En este sentido, aludió al extenso número de libros publicados en inglés y castellano, los tres centenares de publicaciones científicas en Matemática Aplicada y Estadística, las tesis dirigidas, los premios y reconocimientos que obran en su poder y los programas itinerantes en Informática y Computación puestos en marcha en distintas Universidades sudamericanas.

En cumplimiento del solemne ceremonial de investidura, el profesor Enrique Castillo Ron recibió de manos de sus padrinos, los profesores de la UCLM José María Ureña, José María Menéndez y Henar Herrero, los atributos que simbolizan su entrada en el claustro de doctores: el libro de la ciencia y la sabiduría, el antiguo anillo y los guantes blancos.

Tras ello, el flamante honoris prestó el juramento de fidelidad a la UCLM y recibió del rector la Medalla de Grado, agradeciendo a continuación la distinción que le brindaba la institución. En este punto, Enrique Castillo tuvo palabras de agradecimiento para el anterior rector de la UCLM, Luis Arroyo, y el actual (que en 1996, cuando empezó a fraguarse el proyecto de la Escuela de Caminos, era vicerrector de Nuevas Enseñanzas), por “pensar en elegir a los mejores para el proyecto de la nueva escuela”, así como para los que han sido directores de este centro.

En su intervención, en la que Enrique Castillo hizo un recorrido por los temas de investigación en los que ha trabajado con profesores y alumnos de la UCLM, subrayó que “una de las mejores etapas de su vida académica ha sido la dedicada a esta institución”.