UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Hasta el 15 de octubre se exhibe en la sala Trànsit I la muestra Sed de justicia, organizada por con el apoyo del Vicerrectorado de Extensión Universitaria. La recoge, a través de imágenes y textos explicativos, la situación de la población de Cisjordania y de Gaza, que vive desde hace años con una cantidad de agua inferior al mínimo recomendado por la OMS para consumo diario, debido a la política discriminatoria que aplica . La negación del acceso al agua a los palestinos supone una grave violación de los derechos humanos por parte del Estado de .

En Cisjordania, Israel determina la cantidad de agua que los palestinos pueden extraer del acuífero compartido y el volumen que les adjudica es insuficiente para cubrir sus necesidades básicas; también controla la recogida del agua de lluvia; los palestinos no pueden excavar nuevos pozos ni rehabilitar los antiguos sin permiso de Israel, algo casi imposible de obtener; el ejército controla el acceso a las carreteras que utilizan los camiones cisterna, obligados a dar grandes rodeos, lo que encarece el precio del agua.

En la Franja de Gaza, el 90 por ciento del agua del acuífero costero está contaminada debido a la filtración de aguas residuales y del mar. Pero el bloqueo impuesto por Israel impide que entren materiales para la reparación de las instalaciones de suministro y tratamiento del agua.

Entrada libre