UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Esta sede albergará, a modo de ventanilla única con todas las garantías legales, todos aquellos trámites que cualquier ciudadano pueda realizar con la UPO por medios telemáticos

La sede electrónica de la Universidad Pablo de Olavide ya está disponible en la dirección web https://upo.gob.es/. El reglamento de establecimiento y funcionamiento de esta sede que da acceso a los servicios de Administración Electrónica de la UPO fue aprobado por Consejo de Gobierno de la Universidad el pasado 26 de julio y publicado en BOJA el 9 de agosto.

La Universidad Pablo de Olavide pone en marcha su sede electrónica en cumplimiento de la Ley 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, también llamada Ley de Administración Electrónica, y del reglamento que la desarrolla. Esta ley reconoce a los ciudadanos su derecho a relacionarse con las administraciones públicas por medios telemáticos si lo desean y por ello obliga a dichas administraciones a establecer los mecanismos técnicos que lo garanticen.

La sede electrónica se materializa en forma de un portal web diseñado en conformidad con la legislación actual bajo criterios de simplicidad, rigurosidad y accesibilidad. Esta sede electrónica albergará, a modo de ventanilla única con todas las garantías legales, todos aquellos trámites que cualquier ciudadano pueda realizar con la UPO por medios telemáticos. Esto incluye el registro y los trámites electrónicos, el perfil del contratante (donde se publicitan los expedientes de contratación) y herramientas de uso interno para la firma electrónica de documentación y la realización de comunicaciones sin papel (eCO) así como el tablón electrónico oficial (TEO) y el Boletín oficial de la Universidad Pablo de Olavide (BUPO-e). Contiene además la hora oficial y un acceso para que el usuario pueda conocer el estado de tramitación de sus expedientes así como el servicio de notificaciones telemáticas seguras.

Además de estos servicios, la sede electrónica de la UPO incluye información técnica, jurídica y administrativa necesaria para su uso. La presencia de todos estos elementos en la sede electrónica confiere plena validez jurídica a las acciones realizadas a través de ellos y a la información que recoge.