UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Acaba de publicarse en el último número de la prestigiosa de acceso libre , un trabajo sobre el más antiguo consumo de moluscos por parte de los .

El trabajo, liderado por el profesor del Departamento de y Arqueología de la Universidad de Sevilla, , ha sido el fruto de una colaboración internacional en el que han participado investigadores españoles (pertenecientes a distintas universidades y al CSIC), portugueses, ingleses y japoneses. Este estudio ha sido el resultado de un trabajo interdisciplinar en el que se han aplicado algunas de las más sofisticadas técnicas de análisis del registro arqueológico (tafonomía, polen, microestratigrafía sedimentaria, análisis isotópicos, dataciones, etc.), que han permitido reconocer el excepcional valor del Bajondillo como registro arqueológico y paleoclimático.

El artículo expone parte de la investigación llevada a cabo sobre Cueva Bajondillo (Torremolinos, ), uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del Cuaternario reciente ubicados en Andalucía. Cueva Bajondillo se localiza en Torremolinos () y cuenta con un registro compuesto por 19 estratos arqueológicos que abarcan unos 150.000 años de historia, en los que se han documentado vestigios correspondientes a ocupaciones de neandertales ( medio) y humanos modernos ( superior, Epipaleolítico y ). Este vasto patrimonio ha conducido a que el yacimiento se encuentre en proceso de declaración como por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

El trabajo sobre los depósitos más profundos del yacimiento ha permitido constatar que los neandertales aprovechaban los recursos marinos hace 150.000 años, convirtiendo a Bajondillo en el registro más antiguo de esta actividad a escala mundial. Hay que recordar que hasta el momento, las pruebas de consumo de marisco por los neandertales apenas superaban los 50.000 años. Sin embargo, lo más transcendente de esta investigación es que las edades obtenidas son idénticas a las prácticas más antiguas de marisqueo conocidas, en este caso realizadas por los humanos modernos en el yacimiento de Pinnacle Point (Sudáfrica).

La constatación de este tipo de actividad por parte de los neandertales en momentos tan antiguos tiene implicaciones mayores para el conocimiento de la evolución humana. Hasta el momento, se argumentaba que precisamente el marisqueo era uno de los comportamientos que definían a los humanos modernos y, en cierta medida, una ventaja adaptativa que permitió una expansión de estos fuera de África y la colonización del planeta. La investigación que acaba de ser publicada en PLoS ONE permite pues constatar que contemporáneamente a los humanos modernos sudafricanos, los neandertales que habitaban el sur de la península Ibérica también aprovechaban de forma independiente estos recursos.