UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Una jornada analiza la evolución del tratamiento y divulgación de la información meteorológica

El Jueves, 6 de octubre, a las 10.00, en el Aula Magna de la Facultad de Letras de la UPV/EHU en Vitoria/Gasteiz, comienza la jornada ‘Tratamiento y divulgación de la información meteorológica y climática’. El encuentro está organizado por el departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología de la UPV/EHU.

En la jornada intervendrán:

, directora de la Agencia Estatal de Meteorología del País Vasco, José Antonio Aranda, responsable técnico de la Dirección de Meteorología y Climatología del Gobierno Vasco y Pedro Anitua, director de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno Vasco.

Las Nuevas Tecnologías de la Información posibilitan que la información sobre el tiempo atmosférico se transmita a una velocidad nunca antes soñada. Este proceso comunicativo se ha acelerado de manera todavía más evidente con la popularización de las redes sociales. Estas nos permiten estar informados de manera inmediata sobre las previsiones y alteraciones meteorológicas. Las redes sociales son una herramienta a tener muy en cuenta como forma para alertar a la población sobre el surgimiento de fenómenos meteorológicos extremos, que sean capaces de provocar desastres naturales.

La importancia de la meteorología y el clima para la vida humana han determinado que la ciencia concediera siempre una especial importancia a su estudio. Conseguir tener las mejores tecnologías para prever, a corto y largo plazo, sobre el tiempo atmosférico, e informar de la forma más ágil posible a quienes lo sufren, ha supuesto siempre todo un desafío para climatólogos y meteorólogos de todos los tiempos y culturas.

De esta manera, el tiempo se empeña en sorprendernos con todo tipo de anomalías de diversos nivel de intensidad y que van, por ejemplo, desde la aparición de una lluvia pertinaz que da al traste con la más meticulosa planificación de una boda, hasta fenómenos tales como, inundaciones, huracanes o sequias. La ciencia, a lo largo de los siglos, ha pretendido ser capaz de prever con la mayor anticipación el tiempo y el clima, y nos ha ido surtiendo de instrumentos, tales como, termómetros, barómetros o anemómetros que buscan una menor exposición a que los cambios de tiempo, leves o bruscos, puedan llegar a sorprendernos.

No obstante, aunque si bien es cierto que las predicciones cada vez son más precisas, no lo es menos que, a veces, anticiparse a alguno de sus fenómenos más devastadores no es posible. Y aunque quizás, como reza un famoso proverbio chino, la causa pueda estar debida a que “el aleteo de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo” siempre nos será más fácil seguir echando la culpa al hombre del tiempo