UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Las líneas metropolitanas M123, M-130 y M-133 vuelven a su recorrido habitual, al igual que la línea 5 que une y la UPO

Hoy miércoles, 26 de octubre, se ha abierto, tanto al tráfico rodado como a los peatones, el puente que une el campus de la Universidad Pablo de Olavide con la barriada de Condequinto de Dos Hermanas, después de mantenerse cerrado desde finales de mayo para acometer las obras del tranvía de Alcalá de Guadaíra.

Con la apertura del puente que une la UPO con Montequinto, las líneas metropolitanas M-123 (Sevilla-Alcalá de Guadaíra por Quintillo), M-130 A y B (Sevilla-Montequinto) y M-133 (Sevilla-Dos Hermanas por Olivar de Quintos) vuelven a su recorrido habitual, al igual que la Línea 5 entre Dos Hermanas y la UPO.

Las obras de este viaducto, que están incluidas en el tercer tramo de los trabajos de conexión tranviaria, permitirán conectar el tranvía entre el Parque Tecnológico y la línea 1 del Metro en la estación de la Universidad Pablo de Olavide. Esta estructura se ha sustituido al no tener el tamaño suficiente para acoger el paso del tranvía bajo ella y así su trazado no se verá afectado.

El puente tiene un ancho principal de 12 metros, un carril para el tráfico rodado de 3,25 metros para cada sentido, una acera lateral de 1,5 metros y un carril bici de 2,25 metros. En el nuevo vial se han colocado barreras metálicas de seguridad en ambas márgenes y mejorado el firme, con el objetivo de que sea suficiente para soportar el tráfico pesado de las líneas de bus urbano que utilizan este acceso. Además, se ha reordenado el margen izquierdo de la vía por donde discurre el acerado para darle continuidad a las aceras existentes y se ha repuesto el alumbrado público.

Por otro lado, se ha mejorado la accesibilidad del camino de servicio del Canal del Bajo Guadalquivir, lo que permite el paso por ambas márgenes, cuando con el ancho de la anterior estructura sólo se podía continuar por la margen derecha con un vehículo ligero.