UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Este servicio ofertado a deportistas y público en general favorece el mantenimiento de la salud y la difusión de una práctica deportiva saludable

Las pruebas están destinadas a estudiar las respuestas de un organismo cuando practica
Investigadores de la Universidad Pablo de Olavide han puesto en marcha el Laboratorio de Fisiología del Ejercicio, un servicio cuyos estudios están dirigidos a conocer las respuestas que experimenta un sujeto concreto cuando practica ejercicio físico, lo que favorece el mantenimiento de la salud y la difusión de una práctica deportiva saludable.

Este laboratorio es una apuesta para poner al servicio de la sociedad las instalaciones y la tecnología existente en la Facultad del Deporte de la UPO, ya que está dirigido a cualquier persona que practique o quiera practicar deporte, sea cual sea su nivel, pero especialmente viene a cubrir un importante hueco en la asistencia a deportistas que no sean de alto rendimiento.

“En un laboratorio de estas características se evalúan las distintas capacidades de un sujeto para diferentes tipos de esfuerzo físico, pero este análisis ha estado reservado habitualmente a deportistas de alto nivel competitivo y solo en algunos centros especializados. Con esta iniciativa se pretende ampliar la oferta para el deporte de rendimiento y al mismo tiempo poner esta tecnología al servicio de las personas que practican deporte sin pertenecer al alto rendimiento. Este segundo objetivo no solo acerca la más avanzada tecnología a cualquier deportista, sino que abre amplias posibilidades de aplicación en el campo de la salud. Por otra parte, esta utilización del laboratorio aportará valor a su principal función que es la docente”, explican los investigadores que dirigen esta iniciativa, y , ambos profesores de Fisiología del Ejercicio de la UPO.

Para realizar esta labor se reproduce un trabajo físico en distintos aparatos como cinta rodante o bicicleta, y durante la realización de este trabajo controlado se registran y miden diferentes variables de tipo físico (velocidad, inclinación, trabajo o potencia, entre otros) o funcional (frecuencia cardiaca, ventilación, presión arterial, consumo de oxígeno, producción de carbónico o lactato en sangre entre otros).

Los datos obtenidos son utilizados bien para estudiar posibles anomalías relacionadas con el ejercicio, como fatiga aguda, sobreentrenamiento, o asma inducido por el ejercicio, o bien para obtener información de utilidad sobre el estado de forma del individuo, las capacidades funcionales, la eficacia en la utilización de la energía o cualquier otro dato que pueda resultar de utilidad para la salud, el control del entrenamiento y la mejora del rendimiento deportivo.

Este servicio tecnológico de nueva creación ha sido publicado recientemente en el portal web UPOtec, portal destinado a acercar a las empresas los recursos científicos y tecnológicos con los que cuenta la universidad, impulsado por el Vicerrectorado de Investigación y Transferencia Tecnológica a través de su ().