UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

La escritora y académica malagueña fue investida como por la Universidad de Málaga en un acto celebrado en el Paraninfo Universitario del campus de El Ejido.

Emocionada, la poeta agradeció a la UMA su nombramiento y recordó a los que han sido determinantes para el desarrollo de su carrera literaria: Rafael León, su maestro y marido; su familia; la generación del 27; sus amigos poetas y sus referencias.

María Victoria Atencia fue apadrinada por el catedrático de Literatura Española de la UMA Antonio Gómez Yebra, y recibió los elementos que la acreditan con tal honor -el título, el birrete, los guantes, el Libro de la Ciencia y el anillo- de manos de la , . Asistieron a la ceremonia representantes del mundo de las letras -con Manuel Alcántara, también doctor honoris causa por la UMA, a la cabeza, además de Aurora Luque, Álvaro García y José Infante, entre otros-, de la pintura -entre ellos Pepe Bornoy y José Manuel Cabra de Luna-, del mundo académico y político, con integrantes de la Junta, la Diputación y el Ayuntamiento de Málaga.

La poeta malagueña expresó su agradecimiento a Rafael León, “mi maestro en tantas cosas y en particular en mi vida literaria”. “Creo que el honor que hoy se me concede debió en verdad recaer en él, pues tanto ha hecho y hace por la cultura malagueña ya desde los tiempos en que nuestra ciudad carecía aún de universidad”, añadió, al tiempo que recordó que fue él quien en 1968 propuso oficialmente que se iniciaran los trámites para la creación de la Universidad de Málaga.

Poetas amigos y referentes

Continuó recordando a la Generación del 27, “que tuve la dicha de conocer” y que le permitió, según sus palabras, “aprender de su sabiduría y dominio de la lengua en el ámbito de la poesía”. Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, Jorge Guillén son algunos de los poetas de esta generación a los que se refirió, mientras que también tuvo un recuerdo para otros escritores “que me ayudaron el regalo de su guía”, entre ellos Alfonso Canales, Bernabé Fernández-Canivell, Pablo García Baena y José Antonio Muñoz Rojas.

Su religiosidad también quedó de manifiesto al rememorar sus comienzos “en aquella tierra de los Montes de Málaga” y los años 50, “cuando con apenas 20 años comenzaron a llegar a mis manos de joven asombrada un caudal de poemas que eran la ofrenda de aquel dios premonitorio”. En este sentido, no olvidó destacar que el día en que ha sido nombrada doctora honoris causa por la UMA, 14 de diciembre, es la fecha en la que los poetas celebran el aniversario de la muerte de San Juan de la Cruz.

“Me sobrecoge la emoción al pensar que él me ha querido acompañar en este día tan grande”, indicó con estremecimiento. Tras su alocución, deleitó a la concurrencia con algunos de los poemas que han encumbrado su vida literaria.

Por su parte, la rectora pronunció un poético discurso que inició recordando una tarde lluviosa de hace unos años, en la Biblioteca General. “Un grupo de profesoras nos había convocado a una jornada de estudios sobre la mujer, un acto que culminaba María Victoria Atencia con una lectura de poemas. (…) La poesía se elevaba con ella, iba a su lado. Porque ella la hacía, la vivía por dentro, palabra a palabra, fervor a fervor”.

“Aquella tarde en la Biblioteca -continuó De la Calle- aprendimos que podía bastar una lágrima para comprometer el curso de las constelaciones”. A su juicio, Atencia “pasa por los versos sin abandonar un instante su visión femenina. Sólo ella es capaz de descubrir en la pequeñez de lo cotidiano una dimensión espiritual y ofrecérnosla en un destello repentino”.

La rectora ahondó algo más en la poesía de la nueva doctora honoris causa de la UMA y se detuvo en su vocación por la palabra: “María Victoria nos descubre que si hay algo capaz de vencer, de trascender al tiempo es, precisamente, la belleza hecha palabra.

Alguna vez te leí, María Victoria, que al sur de algún país estaría tu casa, y alrededor de esa casa la ciudad secreta y universal. No cabe mejor alegoría para recibirte esta tarde. El tiempo, la mar y tus versos han hecho que la Universidad de Málaga sea, ya, tu casa intelectual”, concluyó Adelaida de la Calle.

Trayectoria

De otro lado, el padrino, Antonio Gómez Yebra, hizo un repaso de la trayectoria de la poeta y aseguró que este nombramiento “es un reconocimiento a sus extraordinarios méritos literarios”, iniciado por el Departamento de Filología Española II y Teoría de la Literatura, ratificado posteriormente por la Junta de Centro de la Facultad de Filosofía y Letras y por el Claustro de la UMA.

“María Victoria Atencia García tiene méritos sobrados para esta distinción”, aseguró, al tiempo que recordó que en esta afirmación coinciden el centenar de adhesiones que se han recibido en la UMA “de todas las partes del mundo, tanto de centros universitarios como de relevantes personalidades de la cultura y, desde luego, del pueblo de Málaga, la ciudad donde reside, que la quiere y considera su gran matriarca de la poesía”.

Gómez Yebra repasó la vida literaria de María Victoria Atencia y citó a Aleixandre, Canales, Fernández-Canivell, Rilke, San Juan de la Cruz, Rafael León y otros escritores como referentes, admiradores y puntales de su trayectoria.

Pequeña biografía

Málaga, 1931. Sus primeras publicaciones aparecen en un medio apasionado por las ediciones restringidas, cuidadísimas y no venales, e incluso impresas en un papel hecho en su propia casa. Ello, unido a los quince años de silencio que median entre Arte y parte (1961) y Marta & María (1976), hace que su nombre suela omitirse en las nóminas -configuradas por entonces- de la generación que cronológicamente le corresponde (la “2ª de Posguerra”) y que reaparezca en los índices de la generación poética siguiente (la de los “Novísimos”) a la que realmente pertenecen sus nuevos y ya asentados modos de expresión.

Nunca ha concurrido a premios literarios pero posee el Premio Andalucía de la Crítica, el Nacional de la Crítica, el bienal Luis de Góngora de las Letras Andaluzas y el Ciudad de Granada – García Lorca. Es miembro de las Reales Academias de Bellas Artes de Málaga, Cádiz, Sevilla, Córdoba y San Fernando, y Honorary Associate de The Hispanic Society of America de Nueva York. Es Medalla de Oro de la Provincia de Málaga e Hija Predilecta de Andalucía. Llevan su nombre, en Málaga, un Instituto de Enseñanza Secundaria y una Avenida. Es piloto de aviación. Está casada y es madre de cuatro hijos.